Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Actividades / Otras actividades / Xacobeo / Dos stents, un desfibrilador.. y haciendo el Camino

María Antonia y su marido en Palas de ReiTiene 55 años, es de Madrid y hace cuatro que sufrió un infarto, una angina de pecho, una periocarditis y una insuficiencia cardiorespiratoria. Y a pesar de todo, y de haber coqueteado con la muerte, María Antonia Domínguez puede hoy contarlo.

En la mañana del 16 de mayo de 2006 María comenzó a encontrarse mal. Sentía un fuerte dolor en el pecho y llamó a los servicios de urgencia que llegaron tarde, mal y a rastro. El médico del 061 le diagnosticó una gastroenteritis y no le dio la mayor importancia. Horas más tarde, su estado empeoró y su marido decidió, entonces, llevarla directamente al hospital.

Ya era demasiado tarde. Había sufrido un infarto y por el error de los servicios de urgencia, María tiene hoy medio corazón. El otro medio está muerto. A pesar de recibir, ya, una correcta atención, su estado empeoró y sufrió una angina de pecho, una periocarditis y una insuficiencia cardiorespiratoira. Unas complicaciones que la obligaron a permanecer en el hospital tres meses. Salió de allí con dos stents y un desfibrilador que, según comenta, "le ha dado la vida". "Ahora, por lo menos, estamos tranquilos. Si hay algún problema, el chip emite una descarga eléctrica", apunta su marido.

Dos veces peregrina

A pesar de estar al borde de la muerte, María hace hoy una vida casi normal, aunque ha tenido que cambiar, casi por completo, sus hábitos de vida. Ya no fuma y su alimentación está controlada. Acude cada seis meses a una revisión. Por eso, y después de haber pasado un tormento, se siente afortunada. "Pudo haber sido peor", admite.

Hoy, cuatro años después, es la segunda vez que realiza el camino. Pero, antes, estuvo dos años sin salir prácticamente de casa. "No pudimos ir a una casa que teniamos en la sierra, a más de 1.100 metros. Pero, por lo menos, la espera mereció la espera", vuelve a intervenir el marido.

Después de todo lo que ha pasado, María ha vuelto a recuperar la sonrisa. No es la misma que hace cuatro años, pero por lo menos, ahora, está preparada para cualquier imprevisto.

 

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.