Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Actividades / Otras actividades / Xacobeo / La FEC, a las puertas de Santiago

Siempre avanzando. Ya queda pocoLos corazones aguantan, ¡vaya si aguantan!. El Xacobeo con Corazón afrontó su cuarta etapa, la última antes de pisar Santiago, y los peregrinos de la FEC se aplicaron a fondo en ello.

Hoy toca ba un tramo más asequible que los dos anteriores aunque el recorrido era el más largo de todo el Camino, 24 kilómetros de Calzada a Lavacolla y casi cinco más para aquellos que prosiguieron hasta el Monte do Gozo, a seis kilómetros de la catedral de Santiago.

No todos cubrieron los casi 30 kilómetros hasta el Monte del Gozo pero los valientes que lo hicieron se mostraban exhultantes. Sus rostros reflejaban una alegría inusitada. "Lo hice, llegué. Ahora ya no queda nada", apuntaba Juanlu. "Iba a parar en Lavacolla pero decidí continuar. En caliente no notas el cansancio... y mira, aquí estoy", agregaba Maria del Carmen.

El monumento al peregrino en el Monte do Gozo

Pero la felicidad era compartida por los que llegaron aquí y los que lo hicieron a Lavacolla, sobre todo, porque solo queda una jornada para abrazar al Apostol.


Madrugadores

Los peregrinos adelantaron horarios. Hoy fue la etapa más madrugadora. A las 8.40 ya estaban calentado y una hora después llegaban al primer punto de descanso. La mañana amaneció con niebla, esa marca tan gallega que impregna el camino. Los "carballos" goteaban rocío y los animales saludaban, con bramidos y aullidos cariñosos a los caminantes.

La niebla y los campos de maíz nos acompañan al principioTodo fue calma y parsimonia hasta Aminal, doce kilómetros después. La ruta enseñaba su mejor cara, esa que muestra bosques de robles y castaños, campos de hierba y maíz y aldeas cargadas de frutales y viñedos. A partir de entonces comenzó el tramo más duro de la etapa, una subida de poco más de dos kilómetros hasta el kilometro 15. Después una ligera bajada bordeando el aeropuerto de Santiago hasta llegar a Lavacolla, el antiguo punto donde los peregrinos se acicalaban antes de llegar a Santiago. Aquí, durante la Edad Media, se limpiaban y ponían sus mejores vestimentas para, diez kilómetros despues, dar el abrazo al apóstol.

Mañana, el abrazo

Los peregrinos del Xacobeo con Corazón tendrán que esperar para hacerlo, pero muy poco. Mañana a las 10.00 horas ya estarán en la catedral para escuhar la misa del peregrino. Y es que Santiago bien vale una misa, y el Camino bien vale dos, tres, cuatro y cuantas haga falta para completarlo.

Santiago ya se palpa en el ambiente

Las señalizaciones "privadas" confunden al caminante

 

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.