Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Multimedia / Blog Impulso Vital / Leyendo el etiquetado de los alimentos (I)
Banner

Leyendo el etiquetado de los alimentos (I)¿Conoces la importancia que tiene el etiquetado correcto de los alimentos? ¿Sabes qué información debe aportar al consumidor y cómo debe ser presentada? En este post te damos todas las claves del etiquetado de los productos, un aspecto clave para ayudar al consumidor a elegir los más sanos y adecuados para su salud. 

El etiquetado de los alimentos es el principal medio de comunicación entre la industria alimentaria y los consumidores. Esta herramienta nos puede ayudar en llevar a cabo una alimentación cardiosaludable y equilibrada, para elegir de forma correcta los alimentos que vayamos a consumir, por eso, es muy importante fijarnos en ella. 

Como norma general el etiquetado ha de ser claro y conciso y nunca debe inducir a error al consumidor en la información que presente. La mayoría de las veces nos preguntamos si realmente contiene todo lo nos dice, si nos está enganchando o si supiéramos lo que contiene no lo compraríamos. Por todo ello, conocer todos los apartados que presenta el etiquetado nos servirá para la planificación de la compra y elección de los alimentos cardiosaludables, acorde a nuestras necesidades. Los apartados que debe incluir el etiquetado son los siguientes:

  • Nombre del producto: Hace referencia a su denominación, ya que no es lo mismo un zumo de frutas que un néctar de frutas. Se debe indicar para algunos alimentos la calidad específica, variedad, categoría comercial (extra, primera, segunda...) y el calibre. En el caso de frutas, verduras y hortalizas frescas, se deberá indicar su origen.
  • Lista de ingredientes: Se presentan por orden de mayor a menor cantidad en el producto, el primer nombre que aparece es el componente de mayor cantidad en el producto. En este apartado es donde observamos lo que verdaderamente lleva el producto. Por ejemplo, en fiambres magros, la cantidad de carne de cerdo que lleva, en salchichas la cantidad de carne de cerdo o pavo, etc. Además nos permitirá comparar entre diferentes marcas, conociendo a fondo su contenido.
  • Cantidad: La cantidad neta en los productos envasados se expresa en peso para los alimentos sólidos y en volumen para los líquidos.
  • Fecha de caducidad: Indica el día y el mes en los productos muy perecederos. Fecha de consumo preferente: que indica 1. 'Consumir preferentemente antes de...' seguido del día y el mes (productos de duración entre 3 y 18 meses) y 2. 'Consumir preferentemente antes de fin de...' seguido del año (producto cuya duración es mayor a 18 meses).
  • Tipo de producto, procedencia y denominación comercial: En la carne, debe especificarse la clase o tipo de canal de procedencia y la denominación comercial de la pieza de que se trate (tapa, rabadilla...). En los pescados, debe constar la forma de presentación comercial. Para los aceites o grasas, se ha de indicar si se trata de origen animal o vegetal.
  • Etiquetado nutricional: Debe aportar obligatoriamente, expresados por 100 g o 100 ml o porción del alimento, el valor energético, grasas totales, grasas saturadas, hidratos de carbono (HC), azúcares, proteínas y sal. De forma voluntaria se pueden presentar valores de otros nutrientes como los ácidos grasos mono o poliinsaturados, fibra alimentaria, vitaminas o minerales. Los alimentos no envasados estarán exentos del etiquetado nutricional.
  • Ingestas diarias de referencia: Nos aporta información sobre las cantidades de ingesta de referencia de nutrientes para adultos, frente a lo que el alimento aporta por 100g/ml y/o porción, en base (ver tabla 1).
  • Alérgenos: Aspecto muy importante, al igual que la lectura de los ingredientes, se trata los ingredientes que pueden afectar al consumidor que padezca alergias y/o intolerancias alimentarias. En el etiquetado ocupa un apartado o se coloca al final de la lista de ingredientes con la leyenda ‘contiene…’ seguido de la sustancia o producto potencialmente alérgeno incluido en la reglamentación.

Tabla 1. Cantidad diarias orientativas (CDO) del valor energético y nutrientes para la población adulta empleados en el etiquetado.

NUTRIENTE CDO MUJER CDO HOMBRE
Energía (kcal) 2.000 2.500
Grasa total (g) 70 95
Ácidos grasos saturados (g) 20 30
Hidratos de cardobo (g) 230 300
Azúcares (g) 90 120
Proteínas (g) 45 55
Sal (g) 6 6
Fibra (g) 24 24

*Las grasas saturadas, especialmente en una dieta cardiovascular son muy importantes, ya que estás han de estar presentes en muy baja cantidad y a la vez aumentar la ingesta de ácidos grasos monoinsaturados, aportados especialmente en la dieta mediterránea por el aceite de oliva y frutos secos (sobre todo almendras o pistachos). Es por ello que en las dietas cardiosaludables no hay que pasar de un 30% de la ingesta energética diaria proveniente de las grasas, y solo se permite un 35% de la ingesta proveniente de la grasa si más del 15-20% proviene de las grasas monoinsaturadas.

 Ejemplo de etiquetado yogur líquido para beber.

Además de todos estos datos mencionados, el consumidor ha de conocer aspectos que el etiquetado muestra, en el apartado de 'ingredientes y etiquetado nutricional', y que la mayoría de las veces son ignorados por desconocimiento, pero que perjudican la paciente con enfermedad cardiovascular.

Nutrientes Comentario
Azúcares Además del total de hidratos de carbono (HC), debemos conocer la cantidad de azúcares (forma más simple de los HC, como la glucosa, fructosa…), para observar que no superamos las recomendaciones (tabla 1), más aún si tenemos alguna limitación. A modo de ejemplo, 2 sobres de azúcar, 1 tetrabrik o vaso de zumo (200 ml) contienen 20 g de azúcar, y 5 galletas tipo maría (9 g de azúcares), suman más de la mitad de azúcar recomendada.
Grasas/grasas saturadas Cuando leemos el término 'aceites vegetales' o 'grasas vegetales', se refieren principalmente a aceites de coco y palma (fuente de grasas saturadas) o grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas (con efectos perjudiciales para el colesterol, los triglicéridos y la salud de las arterias). Podemos encontrarlos en productos como palomitas, bollería, repostería, precocinados, cereales, enlatados, margarinas, entre otros muchos.
Es por ello que el término 'vegetal' no tiene por qué ser cardiosaludable, en el caso de aceites asociándose al aceite de coco o palma (grasa saturada).
Fibra Se recomienda una ingesta orientativa de 24 g de fibra. En muchos productos indican 'integrales' o 'ricos en fibra', pero realmente no lo son, en la medida que se espera al compararlos con el producto original o de otras marcas.


Autores

Aritz Urdampilleta Otegui

Asesoramiento Científico-Técnico para la Planificación Deportiva, NUTRIAKTIVE.

 

 

 

José Miguel Martínez Sanz

Asesoramiento Científico-Técnico para la Planificación Deportiva, NUTRIAKTIVE.

Twitter: @jmartinezDN

 

Autores del blog Nutrición deportiva y comunitaria

 

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner