Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Instagram
Pinterest
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Pacientes / PrevenSEC / Otras cardiopatías / Vuelta al trabajo

prevensec-no-bajes-la-guardia-h

Gracias al extraordinario avance experimentado por la medicina en las últimas décadas, los pacientes que hoy en día presentan alguna cardiopatía pueden disfrutar de una mayor esperanza de vida, y lo que es aún más importante, mejor calidad de la misma. Una de las consecuencias más notables de este progreso en el tratamiento de las personas diagnosticadas de enfermedad cardiovascular es su casi total capacitación para seguir desarrollando su actividad profesional habitual. Es importante saber que nuestra reincorporación laboral tras haber sufrido un episodio coronario suele producirse con absoluta normalidad, salvo en aquellos casos en que el cardiólogo lo desaconseje debido a la gravedad de las lesiones, las especiales características del trabajo o la exigencia física que éste requiera.

Factores


La reincorporación laboral se ve afectada por muy diversos factores, tanto cardiológicos como extracardiacos, resultando a veces estos últimos mucho más importantes:

  • Cardiológicos. Se ha descrito que, tras haber sufrido un infarto o ser intervenido de cirugía coronaria, la vuelta al trabajo disminuye o se retrasa ante la persistencia de síntomas como angina de pecho, disnea o baja capacidad de ejercicio. Aun así, la posibilidad de movilizarse precozmente y la recepción de un alta hospitalaria temprana facilitan en gran medida la reincorporación laboral.
  • Psicológicos. Cada vez más disponemos de más datos sobre la importancia de los llamados factores psicológicos: los síntomas de depresión, la ansiedad, la sensación individual de ‘estar enfermo’, el miedo… Todos estos agentes deben ser valorados, tratados y controlados por especialistas para conseguir que volvamos a nuestra vida diaria en las mejores condiciones.
  • Personales. Otros factores a tener en cuenta son los relacionados con la edad, la situación económica individual, el tipo de trabajo, el sentirse a gusto o no con nuestra actividad laboral, el entorno familiar y social, etc. Incluso la situación socioeconómica del país, la región o la empresa, pueden facilitar o entorpecer la reincorporación de los trabajadores.
  • Rehabilitación. Los programas de rehabilitación cardiaca aumentan las posibilidades de retomar la actividad profesional en mejores condiciones físicas y emocionales. Este tipo de unidades están integradas por diferentes profesionales de la salud (cardiólogos, psicólogos, fisioterapeutas, asistentes sociales, enfermeras), quienes realizan una valoración individualizada sobre el estado de cada paciente y les asesoran en su vuelta al trabajo.

Valoración

Si no tienes acceso a un programa de rehabilitación cardiaca, deberán ser tu médico de familia y el especialista en cardiología quienes valoren si es o no posible tu vuelta al trabajo. En algunos casos, además, podrás contar con la colaboración del médico de empresa. Todos estos profesionales de la salud tendrán en cuenta los siguientes aspectos antes de realizar una valoración: 

  • Tipo de enfermedad. La reincorporación laboral varía según las características de la cardiopatía. Vamos a repasar a continuación los principales grupos de enfermedades cardiovasculares: 

1.       Función ventricular. Algunas cardiopatías pueden disminuir la capacidad del corazón para contraerse y funcionar correctamente. Habitualmente se valora la fracción de eyección de ventrículo izquierdo (FE) y se representa como un porcentaje:

a)       Por encima de 50% se considera normal y permitiría al paciente volver a su trabajo.

b)       Entre el 30-50% la función del ventrículo izquierdo está moderadamente disminuida. El paciente podría reincorporarse a su trabajo si no requiere grandes demandas energéticas.

c)       Por debajo del 30% la función del ventrículo izquierdo está severamente deprimida. El cardiópata puede reincorporarse a actividades de baja demanda energética y que no impliquen riesgo a tercero.

2.       Isquemia. Se denomina isquemia a la falta de riego sanguíneo a un tejido u órgano del cuerpo. En este caso nos referimos al miocardio, el músculo que compone el corazón. La isquemia miocárdica aparece cuando existen placas de aterosclerosis en las arterias coronarias. Al estrecharlas se produce una disminución de la cantidad de oxígeno que ha de llegar al miocardio a través de la sangre. La isquemia puede producir alteraciones en la función del corazón. 

3.       Angina de pecho. La isquemia del músculo cardiaco puede manifestarse como un dolor en el tórax, de características generalmente opresivas, que se denomina angina de pecho. Suele aparecer con los esfuerzos y desaparecer con el reposo. Su presencia puede limitar la actividad física, y por tanto, la vuelta al trabajo. La severidad de la angina ha sido clasificada por la Canadian Cardiovascular Society. 

4.       Disnea. Se llama disnea a la sensación de falta de aire que surge habitualmente con los esfuerzos o, en casos más graves, incluso durante una situación de reposo. Puede presentarse como consecuencia de diferentes enfermedades del corazón, no sólo en la cardiopatía isquémica. En los casos severos impedirá la vuelta al trabajo, especialmente si requieren esfuerzo físico. La New York Heart Associationha realizadouna clasificación de la disnea  y las limitaciones que implica para retomar la vidalaboral.

5.       Arritmias malignas. La presencia de alteraciones severas del ritmo cardiaco puede provocar síntomas como mareos, pérdida de conocimiento e incluso la muerte. Se tratan mediante fármacos o con dispositivos que se implantan en el organismo (marcapasos o desfibriladores). Evidentemente, cuando las arritmias no están bien controladas y existela posibilidad de que se reproduzcan, la incorporación a algunas actividades laborales estará limitada.

 

  • Estado psicológico. Muchas enfermedades del corazón provocan ciertos efectos a nivel psicológico. En el caso de la cardiopatía isquémica, estos síntomas están perfectamente descritos. Hay constancia de que al sufrir un episodio cardiovascular agudo, por ejemplo un infarto de miocardio, suele ser frecuente desarrollar ansiedadydepresión durante los primeros días. Posteriormente, estos síntomas deben ir disminuyendo al mejorar el cuadro cardiológico, aunque también pueden aparecer otros como la negación de la enfermedad, que se produce cuando el paciente empieza a encontrarse bien y le surgen dudas sobre si realmente ha padecido un problema grave. En este último caso, existe riesgo de incumplimiento de las recomendaciones médicas (dieta, ejercicio, medicamentos) y de desatender el control de sus factores de riego.

Estas reacciones psicológicas tienen que ser evaluadas y controladas por profesionales de la salud, ya que la persistencia de los síntomas depresivos puede afectar a la evolución de la enfermedad isquémica y aumentar las recaídas y complicaciones. En estos casos, la reincorporación a una vida normal, incluyendo el trabajo, resulta aún más difícil.

  • Capacidad física o funcional. Es equivalente al consumo máximo de oxígeno que precisa una persona cuando sus músculos están trabajando a máximo nivel. Representa la cantidad máxima de oxígeno que puede entrar con la respiración, ser transportada por la sangre y ser utilizada por los músculos en movimiento. El consumo de oxígeno se mide en mililitros por kilogramo de peso y minuto (ml/kg/min). Se puede medir de forma directa mediante un aparato llamado analizador de gases, o estimarse de forma indirecta mediante la prueba de esfuerzo o ergometría.

Cada una de las diferentes actividades de la vida diaria precisa un gasto energético determinado. Existen unas tablas que cuantifican dichos gastos energéticos, tanto para actividades diarias, como para el trabajo o la práctica deportiva. En base a esas valoraciones, encontramos tres niveles de esfuerzo según el tipo de intensidad: ligeros, medianos o intensos. Los datos sobre la capacidad física de una persona, obtenidos en la ergometría o prueba de esfuerzo, sirven para comprobar si alguien puede o no realizar una determinada actividad laboral.

Entorno

Las características del trabajo que realizamos son importantes a la hora de evaluar la reincorporación laboral tras un episodio coronario: 

  • Tipo de trabajo. Se suele hablar de profesionales de ‘cuello blanco’ cuando nos referimos a empleados que desarrollan trabajos basados en criterios intelectuales. Por contraposición, los trabajadores de ‘cuello azul’ son aquéllos que desempeñan tareas que precisan de cierta habilidad manual. Según esta clasificación, mientras los primeros no muestran especiales complicaciones para retomar la actividad laboral, los pacientes cardiovasculares que pertenezcan a la segunda categoría deberán consultar a un médico que evalúe si el esfuerzo físico que va a realizar está contraindicado por su estado de salud. En caso de tener que cargar o empujar pesos, el cardiópata se someterá a una prueba de esfuerzo en función de cuyo resultado será necesario fijar unos límites. Al margen de esta diferenciación, otro dato importante a valorar es si el paciente trabaja como autónomo o se trata de un profesional por cuenta ajena, ya que los primeros suelen precipitar su regreso a la actividad laboral por motivos económicos.
  • Condiciones laborales. Las jornadas laborales de un paciente cardiovascular deben ser de un máximo de ocho horas y no prolongarse mucho más allá en ningún caso. Asimismo, no se recomiendan los cambios de turno, en especial los nocturnos, ya que estas variaciones en los horarios obligan a realizar ajustes a distintos niveles (físicos y mentales) que pueden interferir en el tratamiento o la toma de la medicación. Tampoco se aconsejan los trabajos al aire libre, realizados en condiciones de frío, calor o humedad extremos, ni entrar en contacto con determinadas sustancias tóxicas que puedan afectar negativamente a la enfermedad.
  
ALTERACIÓN
ASOCIACIÓN CAUSAL
PROBABLE O SEGURA
ASOCIACIÓN CAUSAL POSIBLE
ISQUEMIA CARDIACA
*Por coronariopatía arteriosclerótica
 
Disulfuro de carbono
Monóxido de carbono
Cloruro de metileno
Nitratos
Cadmio
Arsénico
* Sin coronariopatía
Monóxido de carbono
Cloruro de metileno
Nitratos
Agentes físicos
calor, frío
ARRITMIAS
Fluorocarbonados
Hidrocarburos clorados
Nitratos
Otros disolventes orgánicos
 
 
  • Nivel de esfuerzo. En función de las actividades que se desarrollen, cada trabajo precisa unos requerimientos energéticos diferentes. Los médicos utilizan la ergometría o prueba de esfuerzo para calcular la capacidad física del paciente y obtener el dato en una unidad de medida conocida como met. Según los expertos, durante una jornada de trabajo continuado de ocho horas debemos consumir un gasto energético equivalente al 40-50% del resultado conseguido en la prueba de esfuerzo. 
La unidad de medida de la capacidad física o funcional es el met. 1 met equivale a 3,5 ml/kg/minuto y representa el consumo de oxígeno de una persona de 70 kilos en reposo durante un minuto.
 
 
PROFESIÓN Y GASTO ENERGÉTICO
METS
ACTIVIDAD LABORAL
1 – 2
Oficinista; trabajos manuales ligeros; conducir un automóvil; médico; profesor; delineante; impresor; peluquero; barrer el suelo; planchar
2,5 – 3
Portero de inmueble; cerrajero; electricista; cirujano; panadero; empapelador; conducir grúas o material agrícola; guisar; lavar platos; quitar el polvo; sacudir alfombras; tender la ropa
3,5 – 4
Conducir un camión; picapedrero; soldador; mecánico de automóviles; montar instalaciones eléctricas; empujar carretilla (35 k); limpiar cristales; abrillantar suelos
4,5 – 5
Pintar con brocha; albañilería; carpintería; tapicería; peletería; barnizar; fregar suelo
5,5 – 6
Transportar objetos (30 k); cavar en el jardín; mover tierra suelta con pala; trabajo industrial
6,5 – 7
Transportar objetos (35 k); cortar leña; trabajar con pala de 4,5 k
7,5 – 8
Transportar 40 k; cavar zanjas; serrar madera dura; colocar vías férreas; trabajar con gran calor o humedad
8,5 – 9
Trabajos en la mina o una fundición; transportar más de 45 k
> 9
Trabajar con pala de mas de 7,5 k durante 10 minutos
 
·         Necesidad de conducir vehículos. Según los datos disponibles, las enfermedades del corazón son una causa poco frecuente de accidentes de tráfico. Aun así, los pacientes cardiovasculares  que necesiten conducir algún tipo de vehículo, ya sea de forma ocasional o por su ocupación profesional (conductores de autobús, taxistas, camioneros, transportistas, etc.), deben mantener una serie de precauciones contempladas en la legislación sobre la concesión y renovación de los permisos de conducir.
 
 
Existen dos tipos de permiso de conducción:
 
Grupo 1 (permiso ordinario). Motocicletas, turismos y camiones cuyo peso máximo no supere los 3.500 kilos (A1, A, B, B+E y LCC).
 
Grupo 2. Camiones de peso máximo autorizado superior a 3.500 kilos, vehículos articulados y autobuses de gran número de pasajeros (C1, C1+E, C, C+E, D1, D1+E, D, D+E).
 
Se considera que los pacientes que trabajan con vehículos pequeños, pero que permanecen muchas horas conduciendo (taxis, ambulancias, etc.), tienen un riesgo intermedio de sufrir un accidente. Por este motivo, cada país tiene potestad para encuadrarlos en uno u otro grupo.
 
 
Tabla 1:
ANEXO IV de Real Decreto 772/97 de 30 de Mayo, modificado por Real Decreto 1598/2004 de 2 de Julio).
 
Exploración
Criterios de aptitud para obtener o prorrogar permiso o licencia de conducción ordinarios
Adaptaciones, restricciones y otras limitaciones en personas, vehículos o de circulación en permiso o licencia sujetos a condiciones restrictivas
Grupo 1:
A1, A, B, B + E y LCC (art. 46.1a)
Grupo 2:
C, C1, D, D + E (art. 48.1b y 2)
Grupo 1
Grupo 2
4.1 “Insuficiencia cardíaca”
No debe existir ninguna alteración que afecte a la dinámica cardiaca con signos objetivos y funcionales de descompensación o síncope.
"No debe existir ninguna alteración que afecte a la dinámica cardiaca con signos objetivos y funcionales de descompensación o síncope, ni existir arritmias u otra sintomatología asociada. El informe cardiológico incluirá la determinación de la fracción de eyección que deberá ser superior al 45%".
No se admiten.
No se admiten.
No debe existir ninguna cardiopatía que origine sintomatología correspondiente a un nivel funcional III o IV.
No debe existir cardiopatía que origine sintomatología correspondiente a un nivel funcional II, III o IV.
No se admiten.
No se admiten.
4.2
“Trastornos del ritmo”
"No debe existir arritmia maligna durante los últimos seis meses que origine o haya podido originar una pérdida de atención o un síncope en el conductor, salvo en los casos con antecedente de terapia curativa e informe favorable del cardiólogo."
"No debe existir ningún trastorno del ritmo cardíaco que pueda originar una pérdida de atención o un síncope en el conductor, ni antecedentes de pérdida de atención, isquemia cerebral o síncope secundario al trastorno del ritmo durante los 2 últimos años, salvo en los casos con antecedentes de terapia curativa e informe favorable del cardiólogo.
"Cuando existan antecedentes de taquicardia ventricular, con informe favorable de un especialista en cardiología que avale el tratamiento, la ausencia de recurrencia del cuadro clínico y una aceptable función ventricular, se podrá fijar un período de vigencia inferior al normal del permiso o licencia según criterio médico."
"Cuando existan antecedentes de taquicardia ventricular no sostenida, sin recurrencia tras seis meses de evolución, con informe favorable de un especialista en cardiología, se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia con periodo de vigencia máximo de un año. En todo caso el informe deberá acreditar la fracción de eyección superior al 40% y la ausencia de taquicardia ventricular en el registro Holter."
"No debe existir ninguna alteración del ritmo que origine sintomatología correspondiente a una clase funcional III o IV."
"No debe existir ninguna alteración del ritmo que origine sintomatología correspondiente a una clase funcional II, III o IV."
No se Admiten
No se admiten.
4.3 “Marcapasos y desfibrilador automático implantable"
"No debe existir utilización de marcapasos."
"ídem grupo 1º"
"Transcurrido un mes de la aplicación del marcapasos, con informe favorable de un especialista en cardiología, se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia con un período de vigencia establecido a criterio facultativo."
"Transcurridos tres meses de la aplicación del marcapasos, con informe favorable de un especialista en cardiología, y siempre que se cumplan los demás criterios cardiológicos, se podrá obtener o prorrogar el permiso con un período de vigencia máximo 2 años.
 "No debe existir implantación de desfibrilador automático implantable."
"ídem grupo 1º"
"Tras 6 meses del implante del desfibrilador automático, siempre que no exista sintomatología, con informe del especialista en cardiología, se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia con un periodo de vigencia máximo de un año. Los mismos criterios se aplicarán en caso de descarga, no permitiéndose en ningún caso las recurrencias múltiples ni una fracción de eyección menor del 30%."
"No se admite."
4.4
"Prótesis valvulares cardiacas"
 
"No debe existir utilización de prótesis valvulares cardíacas."
"Ídem grupo 1º."
"Transcurridos tres meses de la colocación de la prótesis valvular, con informe favorable de un especialista en cardiología, se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia con un período de vigencia máximo de tres años."
"Transcurridos seis meses de la colocación de la prótesis valvular, con informe favorable de un especialista en cardiología, y siempre que se cumplan los demás criterios cardiológicos, se podrá obtener o prorrogar el permiso con un período de vigencia 1 año."
4.5 "Cardiopatía isquémica"
"No debe existir antecedente de infarto agudo de miocardio durante los últimos tres meses."
 
 
"Ídem grupo 1º."
 
 
 
 
"No se admiten."
 
 
 
 
"No se admiten. En caso de padecer antecedente de infarto de miocardio, previa prueba ergométrica negativa y con informe del cardiólogo, el período de vigencia del permiso será, como máximo, de un año."
 "No se admite la cirugía de revascularización ni la revascularización percutánea."
 
 
 
 
 
 
"Ídem grupo 1º."
 
 
 
 
 
 
 
 
"Tras un mes de cirugía de revascularización o de revascularización percutánea, en ausencia de sintomatología isquémica y con informe del cardiólogo, se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia con un período máximo de vigencia de dos años, fijándose posteriormente, previo informe favorable del cardiólogo, el período de vigencia a criterio facultativo."
"Tras tres meses de cirugía de revascularización o de revascularización percutánea, en ausencia de sintomatología isquémica, con prueba ergométrica negativa y con informe del cardiólogo, con un periodo máximo de vigencia de un año se podrá obtener o prorrogar el permiso."
 
 
 "No debe existir ninguna coronariopatía que origine sintomatología correspondiente a una clase funcional III o IV."
 
 
 "No se admite ninguna coronariopatía que origine sintomatología correspondiente a una clase funcional II, III o IV."
"No se admiten. En caso de padecer cardiopatía isquémica que origine sintomatología correspondiente a una clase funcional II, con informe favorable del cardiólogo, se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia con un período de vigencia máximo de dos años."
"No se admiten."
 
4.6
"Hipertensión arterial"
 
"No deben existir signos de afección orgánica ni valores de presión arterial descompensados que supongan riesgo vial."
 
"Ídem grupo 1º"
 
No se admiten
 
No se admiten
4.7.
"Aneurismas de grandes vasos"
"No deben existir aneurismas de grandes vasos. Se admite su corrección quirúrgica, siempre que exista un resultado satisfactorio de la misma y no haya clínica de isquemia cardiaca."
"No deben existir aneurismas de grandes vasos, ni disección aórtica. Se admite la corrección quirúrgica de aneurismas, siempre que exista un resultado satisfactorio de la misma y no haya clínica de isquemia cardiaca."
Cuando las características del aneurisma no impliquen riesgo elevado de rotura ni se asocien a clínica de isquemia cardiaca, con informe favorable de un especialista en cardiología o cirujano vascular, se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia con un período de urgencia máximo 1 año.
"No se admiten"
4.8
"Arteriopatías periféricas”
"En caso de arteriopatía periférica se valorará la posible asociación de cardiopatía isquémica."
"Ídem grupo 1º"
"No se admiten"
"No se admiten"
 
5.2.3 Tratamiento anticoagulante.
No se admiten aquellos casos en que se hayan producido descompensaciones en el último año que hubieran requerido de transfusión de plasma.
No se admiten.
En los casos incluidos en la columna (2), con informe favorable de un hematólogo, ,cardiólogo o médico responsable del tratamiento se podrá obtener o prorrogar permiso o licencia con periodos de vigencia de, como máximo, dos años.
En caso de estar bajo tratamiento anticoagulante, con informe favorable de un hematólogo, , cardiólogo o médico responsable del tratamiento se podrá obtener y prorrogar permiso con período de vigencia de un año como máximo. No se permitirán los casos en los que se hayan producido descompensaciones que hubieran obligado a transfusión de plasma durante los últimos tres meses.
8.1 Diabetes mellitus.
No debe existir diabetes mellitus que curse con inestabilidad metabólica severa que requiera asistencia hospitalaria.
 “No debe existir diabetes mellitus que curse con inestabilidad metabólica severa que requiera asistencia hospitalaria, ni diabetes mellitus tratada con insulina o con antidiabéticos orales”.
 
 “Siempre que sea preciso el tratamiento hipoglucemiante o antidiabético, se deberá aportar informe médico favorable y, a criterio facultativo, podrá reducirse el período de vigencia. En el caso de tratamiento con insulina, se deberá aportar un informe del especialista (endocrinólogo o diabetólogo) que acredite el adecuado control de la enfermedad y la adecuada formación diabetológica del interesado y el periodo de vigencia será como máximo de cuatro años.”
 “Los afectados de diabetes mellitus tipo I y quienes requieran tratamiento con insulina, aportando informe favorable de un endocrinólogo o diabetólogo que acredite el adecuado control de la enfermedad y la adecuada formación diabetológica del interesado, en casos muy excepcionales podrán obtener o prorrogar el permiso con un período de vigencia máximo de un año. En las demás situaciones que precisen tratamiento con antidiabéticos orales, se deberá aportar informe favorable de un endocrinólogo o diabetólogo y el período máximo de vigencia será de tres años”.

Pilotos aeronáuticos. Los pilotos de avión deben ceñirse a lo definido en la normativa del Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial (CIMA).

Incapacidad

La Ley General de la Seguridad Social define la incapacidad laboral permanente como “la situación del trabajador, que después de haber sido sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral”. Podemos diferenciar:

·         Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual. Se define como la que ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.
·         Incapacidad permanente total para la profesión habitual. El trabajador no puede realizar todas o las fundamentales tareas de su profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.
·         Incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo. El paciente está inhabilitado para cualquier profesión u oficio.
·         Gran invalidez. Como consecuencia de las pérdidas anatómicas o funcionales, el trabajador necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.