Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Pacientes / Tratamientos / Hemofiltración

Hemofiltración

Es un método efectivo para remover líquido con ventajas que incluyen el ajuste del volumen y la tasa de eliminación del líquido, no efecto sobre los electrolitos séricos (sodio, potasio…) y una disminución de la actividad neurohormonal.

¿En qué consiste la hemofiltración?

La hemofiltración consiste en el uso de un gradiente de presión hidrostática para inducir la filtración del agua plasmática a través de la membrana del hemofiltro. El proceso de hemofiltración elimina pequeños solutos (urea y electrolitos) en aproximadamente la misma concentración que lo hace el plasma. Por tanto, no hay cambios en las concentraciones plasmáticas de estos con la hemofiltración.

¿En qué casos está indicado?

Ha demostrado su utilidad en el control de la sobrecarga hídrica y de las alteraciones metabólicas que se producen en el paciente críticamente enfermo con fallo renal agudo, que no responde al tratamiento convencional (régimen diurético agresivo) y no tolera otros métodos de diálisis como hemodiálisis o diálisis peritoneal.

Contenido revisado por:

Dra. Gina Natalia Chacón Hernández

Licenciada en Medicina por la Universidad del Rosario, Bogotá, Colombia (2004-2009). Residente de segundo año de Cardiología en el Consorcio Hospitalario General Universitario de Valencia. 

Última revisión: agosto de 2012