Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / Casi el 40% de las muertes que se producen en el trabajo se deben a una enfermedad cardiovascular

Con motivo de la conmemoración, mañana, del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere hacer hincapié en la alta mortalidad que las enfermedades cardiovasculares provocan en el trabajo, ya que según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en el año 2010 fueron 210 personas las que murieron por esta causa en su lugar de trabajo, lo que representa el 39,9% del total de muertes laborales.

La enfermedad cardiovascular se encuentra, además, entre las principales causas de baja laboral en nuestro país tras la lumbalgia, la depresión y los trastornos músculo-esqueléticos. Concretamente, cada año se producen una media de 23.000 bajas por esta causa.

Existe un gran número de personas que se consideran ‘sanas’ y que no prestan la atención necesaria a los factores de riesgo cardiovascular. Pasamos la mayor parte de la jornada en nuestro trabajo por lo que deberíamos tener una actitud cardiosaludable durante todo el día”, avisa la Dra. Petra Sanz, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardióloga del Hospital Rey Juan Carlos de Madrid. “De hecho, se calcula que es el 30% de la población trabajadora el que tiene un riesgo cardiovascular alto, ya que padece dos o más factores de riesgo, la hipertensión, la obesidad, la diabetes, la hipercolesterolemia, el tabaquismo y el sedentarismo son los principales”, destaca.

Aunque la enfermedad cardiovascular está muy presente en personas mayores, la población activa también se ve muy afectada, Así, la mitad de las personas que fallecen por enfermedad cardiaca se encuentran en un periodo productivo de su vida, entre los 15 y los 69 años.

Las enfermedades cardiovasculares suponen un coste en España de más de 9.000 millones de euros al año, una cantidad que se eleva hasta los 192.000 millones en el conjunto de la Unión Europea. Los 5.500 millones que cuesta a la sanidad española el tratamiento de estas patologías suponen un 7,1% de todo el gasto sanitario nacional, lo que pone de relieve que las enfermedades cardiovasculares representan la mayor carga económica en España y en la Unión Europea.

Horas extra y riesgo cardiovascular

En los últimos años se han realizado diversos estudios que han demostrado que el estrés laboral aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Ahora, también se ha estudiado qué efecto tiene la realización de horas extra en nuestro corazón.

Así, un estudio publicado en Annals of Internal Medicine y realizado a 7.000 trabajadores de entre 39 a 62 años que no presentaban riesgo de enfermedades coronarias, demostró que las jornadas laborales extensas aumentaban el riesgo cardiovascular. 

Tras realizar un seguimiento durante 12 años a estos trabajadores, se comprobó que las personas con un horario laboral de 11 horas o más tenían un 67% más de posibilidades de sufrir enfermedades coronarias que los que trabajaban siete u ocho horas.

"El hecho de tener jornadas laborales de 11 horas o más nos obliga a comer fuera de casa, lo que significa normalmente comida más grasienta y, si trabajamos en una oficina, no hacemos ejercicio físico durante todas esas horas, por esta razón este aspecto se convierte en un nuevo factor de riesgo cardiovascular", apunta la doctora.

Recomendaciones de la FEC en el lugar del trabajo

Para disminuir las dolencias por causa cardiaca en el lugar de trabajo, la FEC recomienda:

  • En los trabajos de oficina, evitar largos ratos sentados delante del ordenador. Cada dos horas es recomendable levantarse y estirar las piernas para facilitar la circulación.
  • Evitar malas posturas como cruzar las piernas ya que la sangre circula con menor fluidez y puede facilitar la aparición de trombos.
  • Siempre que se pueda, es recomendable traer la comida saludable de casa ya que el comer fuera conlleva un descontrol de la alimentación y puede provocar un aumento de peso. En caso de tener que ir de manera habitual a restaurantes, es importante no pedir siempre lo mismo y evitar comidas copiosas. Las verduras, legumbres, fruta y pescado deberán estar presentes en nuestro menú. Además, es conveniente comprobar que secocina con aceite de oliva, optar por los alimentos hechos al vapor, al horno, a la parrilla o a la plancha, así como pedir los alimentos sin sal para servirla cada uno en la mesa, son otros consejos que nos ayudarán a controlar lo que comemos.
  • Disminuir los niveles de estrés y desconectar del trabajo es otro factor importante a tener en cuenta.

Si quieres ampliar la información, visita nuestra infografía sobre la vuelta al trabajo tras un episodio cardiovascular.