Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / Catalunya registra 18% menos de mortalidad cardiovascular que Europa y 3% menos que España

La Fundación Española del Corazón (FEC), en el marco de la Semana del Corazón de Barcelona, ha anunciado que a pesar de que la enfermedad cardiovascular es la primera causa de defunción en Europa y España, Catalunya registra un 18% menos de muertes por este motivo que la media europea y se encuentra casi un 3% por debajo de la media española.

altA pesar de que la tendencia general de la mayoría de países de la Unión Europea en los últimos años ha sido la reducción progresiva en la incidencia de estas enfermedades “si analizamos la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular, observamos un aumento progresivo de la obesidad, el consumo de tabaco en las mujeres, el sedentarismo (con el 39% de los adultos europeos declarando que no realizan ninguna actividad física) y la diabetes, con un aumento de hasta el 50% en muchos países”, comenta el Dr. Leandro Plaza, presidente de la FEC.

“La disminución de la mortalidad en Catalunya se debe a une mejora en la prevención primaria y secundaria. Especialmente existe un mejor control de los factores de riesgo así como en el tratamiento y el control. Gracias a las iniciativas que se siguen en Catalunya, la población está aprendiendo a avisar antes al sistema de salud, lo que permite poner en marcha de forma rápida y eficaz toda la cadena de reacción. Esta rápida reacción depende de una buena organización de todo el sistema sanitario (SEM, Centros de Atención Primaria, médicos de urgencia y hospitales especializados en el tratamiento con angioplastias. En el año 2011 se realizaron 1.998 angioplastias en Catalunya lo que significa que el 93% de los pacientes con infarto fueron tratados en Catalunya. De estos pacientes, el 91% recibió angioplastia primaria”, informa el Dr. Antonio Curós, miembro de la Comisión Codi Infart y de la Societat Catalana de Cardiologia.

Analizando más al detalle la salud cardiaca de las provincias catalanas: Barcelona se encuentra a la cabeza con el menor porcentaje de mortalidad cardiovascular (28,24%), mientras que Lleida es la que más muertes cardiovasculares computa (30,57%). Girona y Tarragona registran un índice de mortalidad por esta causa del 29,23% y 29,44% respectivamente.

Las enfermedades cardiovasculares que más muertes provocaron en Catalunya en 2010, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicado en marzo de 2012, son las cerebrovasculares (3.991), las enfermedades isquémicas del corazón (2.671), la insuficiencia cardiaca (2.325) y el infarto de miocardio (2.109).

Concretamente, con este último accidente cardiovascular, el infarto de miocardio, Catalunya vuelve a encontrarse en una situación privilegiada frente al resto de las comunidades autónomas españolas (excepto el País Vasco). Y es que en España, el porcentaje de mortalidad por infarto es de un 4,89%, mientras que en Catalunya la tasa se sitúa en un 3,53%.

Estas cifras no resultan una casualidad, ya que la coordinación en red de la atención sanitaria en cada comunidad autónoma resulta fundamental para aumentar la supervivencia tras un infarto agudo de miocardio (IAM), pues el intervalo de tiempo que transcurre desde que el paciente sufre un IAM hasta que se le abre la arteria obstruida mediante una angioplastia primaria no debe superar los 90 – 120 minutos.

La angioplastia primaria es la técnica más recomendada para el tratamiento del infarto agudo de miocardio, siempre que se realice en las condiciones adecuadas y con rapidez. Esta técnica trata la obstrucción de la arteria coronaria mediante la aspiración del trombo y la implantación de un stent (una especie de malla metálica) que resuelve la estrechez subyacente.

Si se logra coordinar bien el sistema sanitario (sistemas de emergencias médicas, servicios de urgencias hospitalarios y extrahospitalarios, unidades coronarias y de vigilancia intensiva, cardiólogos y cardiólogos intervencionistas) de modo que el paciente llegue a tiempo para que le sea practicada esta técnica, sus posibilidades de supervivencia son del 95%. Por el contrario, si no se dispone de este tratamiento, la persona infartada deberá ser tratada con fibrinólisis (administración intravenosa de trombolíticos), reduciendo así la eficacia un 35% y aumentando el riesgo de hemorragias importantes.

Por ello, es muy importante que todas las comunidades autónomas cuenten con una estructura que permita a los pacientes con IAM tener acceso a una angioplastia primaria practicada de manera temprana, pero pocas son las que han implementado esta reorganización en sus servicios sanitarios. Catalunya, gracias al programa de reperfusión en red “Codi Infart”, implantado en junio de 2009, se encuentra, junto a Navarra y Murcia, a la cabeza de España en el tratamiento del infarto, realizando 387 angioplastias primarias por millón de habitantes en 2011, más de un 15% por encima de la media española, tal y como muestra el Registro Nacional de Actividad en Cardiología Intervencionista.

Para Ricard Tresserras, subdirector general de Planificació Sanitària del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, “el Codi Infart supone una mejora en la calidad de la atención, lo que reduce la mortalidad y las complicaciones derivadas del infarto. Gracias a la organización y a la coordinación de los laboratorios de Hemodinámica, se está consiguiendo que los pacientes que llegan por un infarto sean atendidos de forma rápida con el tratamiento más adecuado, lo que permite mejorar su pronóstico”.

La iniciativa Stent for Life, liderada por la European Society of Cardiology (ESC) y respaldada por la Sociedad Española de Cardiología (SEC), está luchando para dar acceso a la angioplastia primaria al mayor número de pacientes mediante la implantación de programas de reperfusión en red para el tratamiento del IAM. Para ello, propone una coordinación de los distintos servicios implicados, así como ofrecer un suficiente número de laboratorios de intervención cardiaca con capacidad para dar respuesta las 24 horas del día.

“La iniciativa Stent for Life de la European Society of Cardiology, está avalada por la Sociedad Española de Cardiología y tiene el objetivo de aumentar el acceso a un tratamiento a los pacientes con infarto. Nosotros colaboramos con la campaña de concienciación ‘Els segons compten’ por la que enseñamos que la reacción ante un infarto debe ser, en primer lugar reconocer los síntomas, actuar rápidamente, llamar al 112 y finalmente recibir el tratamiento lo antes posible”, explica el Dr. Ander Regueiro, Project Manager de Stent for Life.

Asimismo, resulta de vital importancia que los enfermos reconozcan los síntomas para poder actuar de manera precoz. En este sentido, la FEC tiene especial interés y dedica tiempo y recursos a la explicación de estos síntomas, a través de diversas campañas informativas, con el fin de que el paciente que los sufra pueda reconocerlos lo antes posible.

Los síntomas clásicos de un infarto son dolor de pecho opresivo que puede irradiarse a los hombros, cuello y mandíbula, dificultad respiratoria, vómitos, náuseas, palpitaciones, sudoración y ansiedad.

Ante un episodio de infarto, se recomienda avisar a los servicios de emergencia sanitaria (112) lo antes posible, permanecer quieto y sentado e intentar tranquilizarse. En ningún caso conviene conducir ni realizar esfuerzos.

La Semana del Corazón, advirtiendo de la importancia de la prevención

El 90% de los infartos podría prevenirse siguiendo unos hábitos de vida saludables. Y es que en la gran mayoría de episodios de IAM, puede identificarse un factor de riesgo cardiovascular evitable y potencialmente reversible, entre los que el más importante es el tabaco, pero también una dieta insana y la falta de ejercicio físico, dos malos hábitos que pueden conducir a la alteración de las cifras de presión arterial, el colesterol, los lípidos en sangre, la obesidad y la diabetes.

La Fundación Española del Corazón (FEC), aprovechando el marco del Día Mundial del Corazón, quiere concienciar a la población sobre la importancia de la prevención cardiovascular, por ello, desde el pasado viernes 28 de septiembre y hasta el próximo martes 2 de octubre, la Plaça Universitat albergará la Semana del Corazón de Barcelona.

Para el presidente de la FEC, el Dr. Leandro Plaza, “es primordial inculcar hábitos cardiosaludables desde la infancia. En primer lugar, porque ya hay factores de riesgo, como la obesidad y el colesterol, que cada vez están presentes en edades más tempranas, y, en segundo lugar, porque se está demostrado que los buenos hábitos que se adquieren en la niñez resulta más fáciles mantenerlos a lo largo de la vida”.

Bajo el lema “Por un corazón feliz, escucha a tu corazón,” todos los barceloneses que se acerquen a Plaça Universitat podrán realizarse pruebas gratuitas a pie de calle para medir su riesgo cardiovascular (medición del índice de masa corporal, el colesterol, la hipertensión y el perímetro abdominal). Además el SAMUR ofrecerá talleres para aprender maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Una de las actividades estrella de la Semana del Corazón de Barcelona es la instalación de un muro gigante titulado “Buenos momentos para el corazón”, una exposición abierta de fotografías realizadas por los propios ciudadanos que están participando en la campaña #Escuchatucorazón promovida en la red social Instagram®, y una página en blanco para unos artistas callejeros que irán creando día a día un graffiti con un mensaje cardiosaludable.

La Semana del Corazón también se ha celebrado en León del 23 al 26 de septiembre, en Madrid del 25 al 30 de septiembre, en Sevilla del 26 al 29 de septiembre, en Álava del 27 al 30 de septiembre y en Valencia del 28 al 29 de septiembre. Madrid ha organizado, además, la III Carrera Popular del Corazón en la que se ha contado con una participación de cerca de 3.000 personas.

La Semana del Corazón de Barcelona es una iniciativa de la FEC que cuenta con el apoyo de la Generalitat de Catalunya y l’Ajuntament de Barcelona; con el patrocinio de Fanta Zero, Eroski, Astrazeneca y Aquarius; con la colaboración de Pronokal y con Roche y Stent for Life como proveedores oficiales.

Fuentes: European Society of Cardiology (ESC), Instituto Nacional de Estadística (INE), Sección de Hemodinámica y Cardiología intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).