Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / Diversas tradiciones navideñas en Europa apuestan por la salud del corazón

La Navidad acostumbra a ir acompañada de copiosas comidas con productos altos en grasas y se abusa del alcohol. Por ello, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere animar a la sociedad a incorporar en esta festividad tradiciones europeas cardiosaludables.

Entre estas tradiciones se encuentra la que se realiza en Finlandia el día de Nochebuena. Para los finlandeses este es el acontecimiento principal de las fiestas de Navidad, y por ello, tienen como tradición acudir a la sauna para llegar a la cena totalmente renovados.

Según el ritual, la sauna limpia, relaja y purifica el cuerpo, a la vez que, mejora la función cardiovascular porque, "al dilatar los vasos capilares obliga a bombear al corazón con más fuerza para mantener la presión sanguínea. Para personas con afecciones cardiovasculares se aconseja que la sauna no supere los 65 grados", explica el presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), el Dr. Leandro Plaza.

Los belgas, por su parte, tienen por costumbre practicar deporte. Así, grandes y pequeños se enfundan los patines y salen a deslizarse por los ríos helados de la ciudad, lo que permite disfrutar de la actividad a la vez que se estimula la circulación de todo el organismo. "Al tratarse de un ejercicio aeróbico se reduce la presión arterial, lo que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Aún así, es necesario moderar la intensidad y el volumen de las actividades aeróbicas así como tomar consciencia de los límites de nuestro cuerpo, ya que dependiendo de ello, la práctica deportiva puede tener efectos beneficiosos para el corazón o, por el contrario, suponer un riesgo cardiovascular", apunta el Dr. Plaza.

Y para entrar en calor ante la oleada de frío que sacude el continente durante estas fechas, el centro de Europa tiene por costumbre beber Glühwein, un vino tinto caliente con especias de origen alemán que se toma para calentar el cuerpo mientras se pasea por los famosos mercados navideños. "Son varios los estudios que demuestran que el vino tinto, tomado en dosis moderadas, disminuye el riesgo de enfermedad coronaria mediante la reducción de la producción de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y aumento de lipoproteína de alta densidad (HDL), lo que favorece la salud del corazón", comenta el Dr. Plaza.

En Croacia se encuentra una de las costumbres más antiguas y más saludables de la Navidad, ya que desde 1890 decoran el árbol navideño con frutas, nueces y almendras doradas, que después se deberán consumir, y que simbolizan la fuerza de la vida en contraposición a la apagada naturaleza invernal.

Y para despedir el año a base de tradiciones cardiosaludables, Italia invita a degustar un buen plato de lentejas que, con su vitamina B9 disminuyen la posibilidad de presentar enfermedades cardiovasculares; mientras que la cena búlgara consta de nueve platos, los cuales no pueden contener ni carne ni grasas, ni lácteos, y sus ingredientes principales son: frutos secos, miel, compota de pera o manzana, hoja de col rellena de arroz, ensalada, judías y pan, unos alimentos que reducen la presión arterial y bajan el colesterol malo (LDL), beneficiando así al corazón.

Austria y España acompañan las campanadas de forma saludable, ya que mientras los austríacos despiden el año a ritmo de vals, en nuestro país comemos doce uvas, fruta que mejora el flujo sanguíneo, disminuye la formación de plaquetas y nos proporciona una mayor protección contra el colesterol LDL, según varios estudios observacionales.

Recomendaciones de la FEC para estas Navidades

La Fundación Española del Corazón (FEC) aconseja disfrutar con moderación durante los días festivos de Navidad e intentar mantener los hábitos alimentarios seguidos a lo largo del año, ya que se calcula que durante estas vacaciones, cada español suele aumentar una media de entre dos y tres kilos.

El Dr. Plaza recuerda que, "en estas fechas en las que cambian las rutinas y el corazón se somete a emociones y tensiones suplementarias, se tiene que procurar no abusar de alimentos ricos en grasas que aumenten los niveles de colesterol". Además, "las personas con enfermedades cardiovasculares crónicas deben prestar especial atención a su dieta durante las Navidades y ajustar su alimentación a productos específicos, evitando aquellos que no pueden comer el resto del año y sin dejarse llevar por los excesos de la festividad".