Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / Las personas con inseguridad laboral incrementan su riesgo de diabetes hasta un 19%

diabetes_laboral

La inseguridad e inestabilidad laboral reinante en la sociedad actual tiene efectos negativos en la salud y, según empieza a apuntar la evidencia científica, se está convirtiendo en un factor de riesgo cardiovascular. Así lo sugiere un meta-análisis publicado en CMAJ realizado por investigadores de las universidades de Bristol y College London de Reino Unido, que han analizado 19 estudios con una muestra total de 140.825 adultos de Europa, Estados Unidos y Australia.

Todos ellos tenían trabajo y no padecían diabetes cuando entraron en los estudios, y a todos se les preguntó por su situación laboral y su preocupación por perder el empleo.

Según se desprende de este trabajo, las personas que reportaron inseguridad laboral al inicio fueron un 19% más vulnerables a desarrollar diabetes tipo 2 durante el largo periodo de seguimiento (de nueve años y medio). Cuando se tuvieron en cuenta otros factores de riesgo asociados a la diabetes en el análisis multivariable, la preocupación en el trabajo siguió suponiendo hasta un 12% del riesgo de diabetes.

Como explica la Dra. Petra Sanz, portavoz del Consejo de Expertos de la Fundación Española del Corazón en Factores de Riesgo Cardiovascular dentro del Programa de Empresas Cardiosaludables (PECS), la vinculación entre el miedo a perder el trabajo y la diabetes se debe a que "se desencadena un proceso de estrés y de estilos de vida menos saludables, de forma que las personas comen más y peor, sobre todo, más dulces y más grasas, como vía para conseguir la felicidad que no encuentran en el trabajo mediante la comida". Si esta situación se extiende en el tiempo, conduce a obesidad, que a su vez está directamente relacionada con la aparición de diabetes.

El incremento del índice de masa corporal (IMC) al que hacen alusión los firmantes del meta-análisis es especialmente preocupante en personas que ya son diabéticas o que presentan alto riesgo cardiovascular de base cuando se ven sometidas a un estado de inseguridad laboral. "Se ha demostrado que un estrés excesivo empeora el control adecuado del azúcar en sangre en personas diabéticas, y es un peligro para la salud en general, porque aumenta directamente la frecuencia cardiaca y el riesgo de hipertensión arterial y de infarto de miocardio", remarca la Dra. Sanz.

La situación personal de los individuos que acuden a consulta por cualquier cuestión de salud debería ser, por tanto, un factor a valorar por el profesional médico a la hora de prever el riesgo cardiovascular, antes de que se desencadenen procesos metabólicos que conduzcan a desarrollar una patología cardiaca.

"Los resultados de este meta-análisis son muy interesantes ya que confirman la experiencia que se está viviendo en las consultas médicas en los últimos años, en relación con la crisis económica que estamos atravesando. Vemos pacientes que, en relación con la inseguridad laboral (trabajos precarios, mal remunerados, paro, etc...), presentan síntomas de estrés, comen peor, fuman más y secundariamente presentan mayor incidencia de hipertensión, diabetes y eventos coronarios", valora esta experta.

Fomentando la salud cardiovascular en el entorno laboral

La Fundación Española del Corazón ha constituido un grupo de profesionales que están especializados específicamente en las 6 áreas más relevantes desde el punto de vista de las enfermedades cardiovasculares y de su prevención: Factores de riesgo cardiovascular, Actividad física, Nutrición, Mujer, Tabaquismo y Estrés y gestión de las emociones.

Este equipo participa de forma directa y continua en la implementación efectiva del Programa de Empresas Cardiosaludables (PECS), creado para impulsar medidas saludables en el ámbito laboral, reduciendo la exposición de los trabajadores a las enfermedades cardiovasculares.

El PECS es la herramienta perfecta para todas las empresas que quieren abordar la prevención como un eje de cohesión interna y de productividad y competitividad empresarial, a la vez que como un vector de progreso que beneficia a la sociedad en su conjunto. A través del PECS, la Fundación Española del Corazón proporciona a las empresas adheridas y a sus trabajadores herramientas y activos de divulgación y prevención cardiovascular prácticos e innovadores.