Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Multimedia / Blog Impulso Vital / Los colores de la grasa
Banner

Hasta no hace mucho se tenía el convencimiento de que el tejido adiposo de color blanco no era sino un reservorio calórico para los tiempos de carestía alimentaria. Hoy sabemos que esto no es así. La grasa es, en su conjunto, un órgano de expresión endocrina que regula múltiples funciones fisiológicas.

Hace pocos años los científicos descubrieron la grasa marrón, una modificación del tejido adiposo, de características termogénicas (generadoras de calor) que se activa por la acción de una hormona hepática conocida como la FGF21 y que podría tener un gran interés en la reducción de la obesidad. De hecho, los obesos tienen más cantidad de hormona FGF21 que los sujetos en normopeso lo que viene a significar que en el obeso hay una cierta resistencia a la acción de esta hormona cuya composición proteica es parecida a la insulina.

Recientemente, un nuevo color de grasa ha sido descubierto por los científicos: la grasa beige, cuyos depósitos, minúsculos como guisantes, se agruparían preferentemente debajo de las clavículas y a lo largo de la espalda. Esta grasa, termogénica también, y por tanto reductora de la obesidad, estaría estimulada por la irisina, una sustancia producida a nivel muscular por la actividad física.

Los científicos llevan tiempo investigando la posibilidad de administrar estas dos sustancias, la FGD21 y la irisina, a los obesos con la idea de estimular estas grasas coloreadas y obtener beneficios directos en procesos como la obesidad, el sobrepeso y el síndrome metabólico, que afectan a más del 30% de la población general con una prevalencia alarmante entre la población infantil.

En tiempos de crisis, la moda y la cosmética se inclinan por colores poco expresivos. Predominan los colores tierra y los neutros frente a los coloristas verdes, azules y rojos. Parecería que la buena grasa, consciente de los momentos que vivimos, se haya revestido también de unos colores acordes con las circunstancias para ayudar a los obesos a sobrellevar su pesada carga.

Así, que ya lo sabes. Para gustos colores. Pero en asuntos grasos, decántate por el marrón o el beige. Tu peso te lo agradecerá.
 

Más información:

Autor

Dr. José Luis Palma Gámiz

Vicepresidente de la Fundación Española del Corazón

Twitter: @jlpalmagamiz

 

 

 

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner