Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Multimedia / Blog Impulso Vital / Estrés y riesgo de ictus
Banner

Un estudio llevado a cabo por neurólogos españoles asegura que el estrés crónico aumenta el riesgo de padecer un ictus, una enfermedad que en España afecta cada año a unas 130.000 personas.

Según el Observatorio del Ictus, existen factores de riesgo no modificables que pueden predisponer a una persona a padecer un ictus (edad, antecedentes familiares, sexo y raza) y otros que sí pueden controlarse como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y de drogas, la hipertensión arterial, los niveles altos de colesterol, la diabetes, la obesidad, el sedentarismo, las dietas ricas en sal y en grasas y enfermedades del corazón, como la fibrilación auricular. Sin embargo, un estudio reciente realizado por neurólogos del Hospital Clínico San Carlos concluye que el estrés psicofísico, junto con la ansiedad y la depresión, son factores que aumentan el riesgo de padecer un ictus o accidentes cerebrovascular. 

En concreto, este estudio publicado en Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry evaluó a 150 personas con una edad media de 54 años, además de a otras 300 personas sanas y de la misma edad residentes en la misma zona, a los que se evaluó el estrés crónico a través de las puntuaciones combinadas de 4 escalas validadas: los sucesos vitales estresantes, síntomas como la ansiedad y la depresión, el bienestar general y los patrones de comportamiento indicativos de personalidad tipo A, así como los factores de riesgo biológico para el accidente cerebrovascular (hipertensión, colesterol alto, etc.). Los participantes también fueron interrogados sobre su estilo de vida (incluyendo el consumo de cafeína, alcohol, bebidas energéticas, tabaquismo, etc.) y si tenían pareja y trabajo. Tras el análisis, los científicos encontraron que aquellas personas que habían tenido un episodio de estrés importante en el año anterior presentaban un riesgo de ictus casi cuatro veces mayor que el grupo de control sano.

Atención a las señales de alarma

Mantener a raya los factores de riesgo es indispensable para evitar un ictus, pero también es muy importante saber actuar a tiempo antes los signos de esta enfermedad. Por ello, es importante recordar y tener presente los cinco signos que nos advierten que una persona está padeciendo un ictus:

  • Alteración repentina de la visión en un ojo o ambos
  • Pérdida repentina de la fuerza o sensibilidad de la cara, brazo y/o pierna o de un lado del cuerpo
  • Aparición repentina de problemas para hablar y/o entender lo que nos dicen
  • Aparición repentina de desequilibrio o inestabilidad
  • Dolor de cabeza de intensidad no habitual y sin causa aparente

Ante estos síntomas tenemos que actuar rápidamente, llamar al 112 o llevar al paciente lo más pronto posible a un centro de salud para que los especialistas puedan hacer un diagnóstico y establecer un tratamiento adecuado que permita reducir o evitar el riesgo de daño cerebral en el paciente. En este vídeo del Observario del Ictus nos explican cómo actuar adecuadamente ante una situación de sospecha de un ictus:

Ya los sabes, la prevención es vital para evitar un ictus, pero saber actuar también es una medida muy importante que ayuda a evitar muertes y/o las consecuencias de un accidente cerebrovascular. No olvides compartir este post para que más gente esté informada. ¡Gracias! 

Más información:

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner