Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Multimedia / Blog Impulso Vital / Prevención de lesiones en los niños
Banner

La práctica regular de ejercicio promueve el desarrollo global y armónico de los niños. Sin embargo, hay que tomar precauciones para evitar que lo que siempre debe ser una actividad lúdica y gratificante se convierta en un riesgo de aparición de lesiones.

Si en los adultos es necesario un asesoramiento y una supervisión médico-deportiva para mejorar el rendimiento y evitar las lesiones, en los niños lo es aún más, puesto que existen algunas diferencias en el funcionamiento de su organismo durante el ejercicio en comparación con los adultos, circunstancia que les hace más vulnerables. Los riesgos potenciales se centran principalmente en tres áreas:

  1. A nivel del aparato locomotor, dado que durante el periodo de crecimiento, el esqueleto, aún en proceso de formación, es más susceptible de sufrir determinadas lesiones relacionadas con algunos tipos de ejercicios de carga (pesas, etcétera).
  2. La regulación de la temperatura es otro de los puntos más vulnerables en los niños. El hecho de que en estas edades la superficie corporal con relación al peso sea superior a la del adulto hace que sean más susceptibles a los efectos del calor. Además de ello, la menor capacidad de producir sudor de las glándulas sudoríparas hasta llegar a la pubertad eleva los riesgos asociados a los aumentos de la temperatura corporal, especialmente en los ambientes más cálidos.
  3. El escaso desarrollo muscular hasta el comienzo de la pubertad hace muy necesario el aprendizaje correcto de las distintas técnicas de movimientos de cada deporte. Se trata de prevenir lesiones por sobrecargas musculares debidas muy frecuentemente a una inadecuada coordinación de los movimientos, especialmente en aquellos deportes cuyos gestos son rápidos y repetitivos.

Medidas preventivas

Aunque el entrenamiento muscular, incluyendo ejercicios de coordinación y potenciación, contribuye a un crecimiento equilibrado, a estas edades el trabajo muscular siempre se debe hacer con cargas moderadas que permitan realizar 20 repeticiones, lo que equivale a intensidades comprendidas entre el 40 y el 60 por ciento de la carga máxima (cargas moderadas). Los ejercicios con cargas más elevadas pueden interferir negativamente sobre el crecimiento cuando no se realizan bajo control biomédico, por sus efectos sobre los cartílagos de crecimiento de los huesos todavía en desarrollo.

Los ejercicios de estiramiento, dirigidos a mejorar la flexibilidad articular, producen además un efecto estimulante sobre los cartílagos de crecimiento, contribuyendo, por lo tanto, a un crecimiento más equilibrado y fisiológico.

Edad Ejercicio recomendado Actividades
Hasta los 8 años Juegos y ejercicios de psicomotricidad.
  • Juegos tradicionales (gallinita ciega...).
  • Volteretas, saltar a 'pata coja', montar en patines y patinetes, aprender a montar en bicicleta...
  • Ejercicio en agua. 
Entre 8-11 años Desarrollo de flexibilidad, coordinación, ejercicios de equilibrio y de sentido del ritmo y el espacio.
  • Aprender técnica de deportes de equipo.
  • Aprender estilos de natación.
  • Comenzar con monopatín.
  • Ejercicios en cama elástica.
Entre 11-14 años Cualidades motoras y aprendizaje de técnica deportiva. Desarrollo general.
  • Entrenamientos de acondicionamiento muscular para desarrollar la técnica en cada deporte.
  • Entrenamientos deportivos dirigidos a la competición infantil (fútbol, baloncesto, natación, ciclismo...).
Entre 15-18 años Entrenamiento especializado, incre- mento de cargas de trabajo muscular y preparación física específica para cada deporte.  

 

Algunas recomendaciones

  • En cada sesión de entrenamiento es necesario comenzar y finalizar progresivamente el ejercicio para ir acondicionando adecuadamente el aparato locomotor y facilitar la asimilación del trabajo.
  • Elegir un calzado adecuado para cada actividad, ya que el pie del niño, aún en proceso de formación, es más susceptible a las sobrecargas.
  • Los controles médico-deportivos tienen el objetivo de detectar aquellas circunstancias que pueden aumentar los riesgos de lesiones (especialmente del aparato locomotor y del cardiovascular). Es aconsejable que los niños se sometan a estos reconocimientos, especialmente cuando realizan deporte de competición.
  • Los padres y entrenadores deben estar atentos a cambios de carácter en los niños cuando practican deporte, ya que una mayor irritabilidad suele ser uno de los síntomas más precoces de un sobreentrenamiento físico.

 

Autor

Dr. Carlos de TeresaMédico del Deporte. Centro Andaluz de Medicina del Deporte. Granada

Artículo publicado en el número 55 de la Revista 'Corazón y Salud'

 

 

 

 

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner