Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Multimedia / Blog Impulso Vital / Diabetes y corazón: los secretos de una relación peligrosa
Banner

Pilar-MaznEn los últimos 15 años, el número de pacientes cardiópatas con diabetes se ha duplicado poniendo de manifiesto la estrecha relación entre esta enfermedad y la salud cardiovascular. Con motivo del Día Mundial de la Diabetes hablamos con la doctora Pilar Mazón, cardióloga del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) y coordinadora del proyecto "El Corazón de la Diabetes" que está llevando a cabo la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y que tiene por objetivo aumentar el conocimiento de la diabetes entre los cardiólogos.

¿Podría explicar por qué se desencadena la diabetes y qué efectos tiene en el organismo de quienes la padecen?

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por el aumento del nivel de glucemia (azúcar en sangre) debido a un defecto en la secreción o en la acción de la insulina, hormona encargada de regular la glucosa en sangre. Hay diferentes tipos de diabetes, en ocasiones es de base genética y otras se debe a factores ambientales. En todos los casos, la hiperglucemia (aumento de glucosa en sangre) de forma mantenida provocará daño en diversos órganos del cuerpo. Cuando los afectados son los vasos pequeños hablamos de complicaciones microvasculares, apareciendo retinopatía (puede llevar a la ceguera), nefropatía (es la causa más frecuente de necesidad de hemodiálisis) o neuropatía. Cuando se afectan las arterias de mayor calibre hablamos de complicaciones macrovasculares: aparecerá enfermedad coronaria, arteriopatía periférica (circulación de las piernas) ...

¿Qué diferencias hay entre los tres tipos de diabetes (tipo 1, tipo 2 y gestacional)?

- La Diabetes tipo 1 es un trastorno complejo causado por mutaciones de varios genes y más rara vez fenómenos ambientales que, debido a un fenómeno autoinmunitario, originarán la destrucción de las células pancreáticas encargadas de sintetizar insulina. Suele aparecer en niños o adolescentes por lo que también se conoce como Diabetes juvenil. Los pacientes necesitarán toda la vida aporte exógeno de Insulina.

- La Diabetes tipo 2 se caracteriza por, al menos en las etapas iniciales, resistencia de los tejidos a la acción de la insulina. Al ir avanzando la enfermedad también disminuirán los niveles de insulina y los pacientes necesitarán insulina exógena, mientras que previamente se podían controlar con fármacos orales. Este tipo de diabetes aparecía habitualmente en los adultos y se relacionaba con la obesidad, la inactividad física y la alimentación inadecuada. En los últimos años estamos asistiendo a la aparición de Diabetes tipo 2 (conocida también como Diabetes del adulto) en gente más joven, debido al aumento de la obesidad y el sedentarismo desde la infancia.

- La Diabetes Gestacional es la presencia de hiperglucemia durante el embarazo, en mujeres sin diabetes previa. Suele desaparecer antes de 6 semanas tras el parto. Los recién nacidos de madres con diabetes pueden presentar alto peso al nacer y más riesgo de algunas anomalías congénitas. Se cree que es debido al efecto sobre la acción de la insulina de algunas hormonas del embarazo. Estas mujeres deben vigilar toda su vida los niveles de glucemia, y evitar obesidad y sedentarismo, pues tienen más posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 a lo largo de su vida.

¿Existen medidas preventivas?

Hasta la fecha, no hay medidas preventivas para evitar la Diabetes tipo 1, pero están siendo estudiados tratamientos inmunosupresores (para regular la respuesta inmunológica) y terapia génica (técnicas de manipulación de los genes) para conseguir su curación. Como hemos comentado hay mucha influencia de los factores ambientales en la aparición de Diabetes tipo 2: obesidad, sedentarismo y alimentación inadecuada, por lo que es básico evitar estos factores para prevenir su aparición.

Entonces unos hábitos saludables son fundamentales para evitar uno de los tipos de diabetes.

Sí, debe mantenerse un peso normal, evitando la obesidad, para lo que es imprescindible una dieta sana con la cantidad de calorías adaptada a la actividad física, sin grasas ni exceso de hidratos de carbono. Cuando una persona ya está diagnosticada de diabetes también es fundamental mantener una dieta equilibrada y respetar los horarios de las comidas, pues el tratamiento antidiabético (ya sean fármacos orales o insulina) se ajusta a la ingesta de alimentos.

¿Qué relación tiene la diabetes con nuestra salud cardiovascular?

Es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular: tiene mucha relación con el desarrollo de la aterosclerosis -la afectación de la pared interior de las arterias que provocará un estrechamiento y una disminución de la perfusión (o riego) sanguínea-. Cuando afecta a las arterias coronarias provoca cardiopatía isquémica y sus manifestaciones clínicas (angina, infarto...) suelen ser más graves que en los pacientes no diabéticos, pues la afectación es más difusa y extensa. También en los diabéticos se afecta el miocardio (músculo del corazón) disminuyendo su capacidad de contracción por lo que no es raro que en estos pacientes haya también insuficiencia cardiaca. Otro problema que podemos encontrar se debe a que la diabetes tiene la capacidad de afectar los nervios (neuropatía) que irrigan el corazón y provocar alteraciones del ritmo cardiaco e incluso disminuir la sensibilidad al dolor, por lo que en ocasiones hay pacientes diabéticos que pueden sufrir infartos silentes (sin dolor).

¿Se conoce el número de afectados por diabetes en España?

A partir de los datos del estudio di@betes se calcula que en España hay aproximadamente 4.500.000 diabéticos mayores de 18 años, lo que representa entre 12 y 14% de la población adulta; casi un 4% de ellos (millón y medio) desconocen su enfermedad.

¿Cómo se manifiesta, cuáles son sus síntomas?

Los síntomas fundamentales se relacionan con la hiperglucemia y son la Triada clásica: polifagia (más apetito), polidipsia (más sed) y poliuria (aumento del volumen urinario). Además puede haber otros síntomas si existe afectación del algún órgano: retinopatía, arteriopatía periférica...

¿Qué resulta importante que conozca el paciente de diabetes de su enfermedad para tratarla mejor?

El principal mensaje es que el paciente diabético es quién mejor puede controlarse y de su control dependerá, en gran medida, la evolución de su enfermedad. La aparición de las complicaciones, micro y vasculares, se relaciona directamente con el tiempo de evolución de la enfermedad y el grado de control de la glucemia y de los demás factores de riesgo que con frecuencia se asocian: hipertensión arterial, hiperlipemia, obesidad...

Así el paciente, educado y formado, adquiere un gran protagonismo en su enfermedad y es importante que entienda que depende en gran medida de él mismo su pronóstico. Deberá mantener unos hábitos de vida saludable: no fumar, evitar el sedentarismo, conseguir un peso normal, seguir las recomendaciones farmacológicas que le indique su médico y acudir a las consultas programadas, de personal médico y de enfermería pues es frecuente que los diabéticos precisen revisiones de la vista, cuidados de los pies...

Según la International Diabetes Federation, actualmente hay 382 millones de personas con diabetes en el mundo, pero dentro de 20 años esa cifra se multiplicará. ¿Es nuestro estilo de vida el que está influyendo en el aumento de la enfermedad?

Es el principal motivo del tremendo incremento en la prevalencia de diabetes; el estilo de vida actual favorece el sedentarismo: los niños, y no solo los niños, pasan muchas horas viendo la televisión, con ordenadores, videojuegos, se "abusa" de los medios de transporte con lo que se hace menos ejercicio... Y por otro lado la proliferación de la comida rápida (con mayor contenido en grasas saturadas, azúcares...) favorece la obesidad.

¿Qué mensaje le gustaría lanzar en el Día Mundial de la Diabetes?

Está en nuestra mano evitar muchos casos si hacemos una vida sana y si la enfermedad ya ha aparecido también de nosotros depende en gran medida frenar su progresión y evitar sus complicaciones -si logramos mantener un buen control, no solo de las cifras de azúcar en sangre sino de todos los factores de riesgo que se asocian-.

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner