Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto

Itinerario que ofrece la posibilidad de disfrutar de 54 km a través caminos rurales entre preciosas choperas, villas medievales y un paseo inolvidable por el casco antiguo de Girona.

mapa de la ruta

Con la colaboración de

©Fundación de los Ferrocarriles Españoles

Vídeos


Más información

Ficha Técnica

Localización:
Entre Olot y Girona (Girona)
Longitud:
54 km
Usuarios:
A pie, bicicleta y minusválidos* (*Amer-El Pasteral: tramo de fuertes pendientes (existe como alternativa el arcén de la carretera 2 km).
Tipo de firme:
Tierra acondicionada.
Medio natural:
Parque volcánico de La Garrotxa. Riberas del Ter y Fluvià.
Infraestructura:
Vía Verde. 12 puentes.

Ruta

Km 0

El camino del Carrilet tiene una marcada pendiente de descenso desde Olot (440 m) hacia Girona (70 m), con una cota intermedia en el Coll d’en Bas, situado a 600 m. Por ello se plantea una ruta de descenso desde Olot a Girona, itinerario que permitirá disfrutar más plácidamente de 54 km a través de los verdes paisajes de estas comarcas.

La ruta arranca en la estación de Olot, la cual conserva en perfecto estado su edificio de viajeros. Junto al río Fluvià y el parque de la Font de Sant Roc, la vía abandona Olot atravesando un túnel artificial bajo la ermita de Sant Roc.

En el km 2,5 el viajero llegará al antiguo Apeadero de Sant Privat que aún conserva su modesto andén. Desde aquí, una larga recta abre un surco entre los tupidos maizales que tapizan estos llanos del somontano volcánico. En Les Preses (km 4), la vía se transforma en una calle más del pueblo, manteniendo su identidad. Ya cerca de la salida del pueblo, la solitaria estación, convertida hoy en Centro de Información Ambiental, es un punto de parada obligatoria donde conocer, con más detenimiento, el entorno natural.

Km 7

A la salida de la estación, la original traza del ferrocarril se pierde entre campos de labor. Para nuestra tranquilidad, la señalización de la Vía Verde nos muestra la ruta a seguir sobre unos caminos que, 500 m más adelante, cruzan la carretera. Desde aquí, la vía se dirige hacia Sant Esteve d'en Bas (km 7), y a partir de esa población se abandona el antiguo trazado que ha sido cortado en diversos lugares por la nueva carretera. Por aquí vamos ganando altura poco a poco y, tras cruzar con sumo cuidado la nueva traza de la carretera C-152, encontraremos al otro lado la antigua carretera. Sobre su curtido y casi olvidado asfalto remontaremos leves rampas hasta llegar, en el km 11, al Coll d'en Bas.

En este tramo la vía del ferrocarril que atravesaba la sierra por un túnel, fue ocupada por la nueva carretera, la cual ensanchó para ello el angosto túnel ferroviario. Esta ascensión de apenas 1,5 km, ofrece unas bellas perspectivas de la Val d'en Bas, llamada por aquí "La Suiza de Cataluña". El cómodo descenso del puerto desemboca en la actual carretera al otro lado del túnel, punto desde el que la traza ferroviaria, a la derecha de la carretera, recupera su independencia y es plenamente transitable (km 12).

Km 14

Un fuerte descenso permite el acercamiento hasta el Apeadero de Sant Miquel de Pineda, en el km 14. Junto al andén se levanta la ermita románica de Sant Miguel. Hacia abajo, las pendientes se incrementan camino de Sant Feliu de Pallerols. Sobre un angosto valle y tras cruzar el río Bruguent, la vía se pega a la carretera para acceder a Sant Feliu de Pallerols. (km 17), donde aún se conserva, aunque en muy mal estado, su estación.

La ruta del Carrilet prosigue hacia Les Planes. En este tramo se pasa al pie del milenario Castillo d'Hostoles, situado en una atalaya sobre la vía. En el km 22 se llega a Les Planes, localidad en torno a la cual la vía dibuja un enorme arco para perder altura de forma suave.

Km 22

Desde Les Planes se abre uno de los tramos más atractivos del ferrocarril la vía se interna en un camino de continuo descenso entre bosques y junto al río, lejos de la carretera y las poblaciones. Sobre puentes y espectaculares trincheras, el viajero llegará hasta el Apeadero de Font Picant, en el km 28. Una amplia escalinata desciende hasta donde antaño se levantaba un entrañable hotel. Muy cerca, miles de litros de agua del manantial son embotelladas diariamente para ser consumidos en mesas de toda España. El camino, ahora más angosto, se acerca hacia Amer, centro logístico del ferrocarril situado en el km 30. Los antiguos talleres acogen hoy a los bomberos locales, conservándose también en relativo buen estado el edificio de viajeros, el muelle y su peculiar cantina. Apenas un kilómetro más adelante, la vía del ferrocarril vuelve a desaparecer bajo la carretera, pero la Vía Verde esquiva el tráfico usando el viejo Camino Real (este camino presenta algunas rampas empinadas, con firme de cemento, que pueden resultar un tanto delicadas para los ciclistas poco diestros).

Una vez en la carretera, será preciso seguir de nuevo junto a ésta hasta llegar al cercano puente sobre el río Ter (300 m).

Km 34

Al otro lado del río la Estación de El Pasteral, en el km 34, marca la entrada a otro tramo muy diferente. Un rectilíneo trazado se abre entre los cultivos llegando, 2 km más adelante, a la localidad de La Cellera de Ter. El ferrocarril cruzaba la Riera de Osor y penetraba, en apenas 1 km, en Anglès (km 37). Esta villa de fuerte sabor medieval conserva su estación pero perdió gran parte del trazado ferroviario a favor de una variante de carretera. La Vía Verde se ha abierto camino al la vera del asfalto pero también merece la pena callejear por sus empedradas calles plenas de ecos del medievo.

Desde Anglés, el trazado del ferrocarril se emparejaba a la carretera hasta llegar a Girona. El río Ter flanquea por la izquierda la senda del Carrilet mientras se suceden sus estaciones: Bonmatí, Bescanó, Salt y, definitivamente, Girona. Todo el camino discurre plácidamente entre frondosas choperas, pasando por lugares tan espectaculares como el Paso de la Pilastra, situado en el km 49.

Km 52

A partir de aquí, la Vía Verde abandona el viejo trazado ferroviario poco antes de llegar, en el km 52, a Salt, esquivando la más difícil travesía urbana de Salt y Girona. La ruta, bastante señalizada, prosigue a orillas del Ter sobre caminos rurales entre preciosas choperas, pasando junto al casco urbano de Salt y penetrando a Girona, en el km 54, por el Parque de la Devesa: ¡atención a los cruces con avenidas a la entrada del parque!. Sugerimos una visita por todo el espectacular casco antiguo de Girona que es un buen ejercicio físico y, sobre todo, cultural. A los que les sepa a poco esta ruta, pueden proseguir hasta las orillas del Mediterráneo en Sant Feliu de Guíxols por la Vía Verde Girona-Costa Brava.

Datos prácticas

Cómo llegar:

Girona:
Media Distancia y Larga Distancia de Renfe (Consultar las condiciones de admisión de bicicletas a bordo de los trenes)
Olot:
Autobús Empresa Teisa.
Conexiones:
Barcelona: 130 Kms. hasta Girona.

Enlaces de interés:

Imágenes

Vias verdes - Carrilet Vias verdes - Carrilet Vias verdes - Carrilet

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner