Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / Sobrepeso y obesidad infantil

Casi el 20% de los niños madrileños sufren sobrepeso y más del 5% son obesos

  • La prevalencia de obesidad infantil se ha triplicado en los últimos 15 años, por ello ya es considerada como la epidemia del siglo XXI
  • La obesidad infantil provoca que los niños padezcan enfermedades de adultos, puesto que con ella aumenta 30 años su edad vascular
  • La Fundación Española del Corazón (FEC), que celebrará hasta el próximo domingo 6 de junio la Semana del Corazón de Madrid, alerta sobre la importancia de controlar, desde la infancia, los factores de riesgo cardiovascular, centrándose en el sedentarismo y la obesidad
  • A lo largo de toda la semana, se organizarán actividades como un ciclo estático de spinning, clases dirigidas de ejercicio suave, mesas redondas sobre alimentación y hábitos de vida saludables o clases de cocina para niños

 La Fundación Española del Corazón (FEC), con el apoyo de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), está aprovechando la celebración de la Semana del Corazón de Madrid para alertar a los ciudadanos de la importancia de controlar la alimentación y el estilo de vida de los más pequeños, puesto que las cifras de obesidad infantil en España empiezan a resultar alarmantes. El hecho de que la prevalencia de la obesidad se haya triplicado en los últimos 15 años, hace que ésta sea considerada ya como la epidemia del siglo XXI.

Según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), en nuestro país, el 18,67% de los niños sufre sobrepeso y el 8,94% son obesos. En el caso de la Comunidad de Madrid, las cifras se sitúan en un 19,48% y un 5,49% respectivamente. Un niño se considera que es obeso cuando sobrepasa el 20% de su peso ideal. Los endocrinólogos miden este peso óptimo con unas tablas que gradúan el equilibrio entre la edad, la altura y el peso del individuo.

La obesidad infantil, además de suponer un problema de autoestima, aumentar la dificultad para realizar actividades físicas y fomentar la discriminación entre los demás niños, implica un importante riesgo para la salud, facilitando la aparición de enfermedades coronarias, diabetes, hipertensión arterial, infarto cerebral, apnea del sueño u osteoartritis.

Tradicionalmente, estas enfermedades se han dado únicamente en adultos, pero la obesidad en los niños hace que éstos sumen 30 años a su salud vascular. Un peso significativamente superior al ideal favorece el estrechamiento de las vías circulatorias y, consecuentemente, el corazón tiene que realizar un mayor esfuerzo para bombear la sangre a todo el organismo. Además, este sobrepeso suele ir acompañado de factores implicados en mayor riesgo cardiovascular como son el descenso del HDL-colesterol (colesterol bueno) o el aumento de glucosa, de colesterol total, de triglicéridos e incluso del perímetro abdominal.

Entre las causas de la obesidad infantil existe un componente hereditario que hay que controlar según cada individuo. Además, el excesivo sobrepeso también depende del estilo de vida del niño, especialmente condicionado por la alimentación y la práctica de actividad física. Actualmente muchos niños españoles son alimentados con dietas desequilibradas y descomunalmente calóricas. “Éstas deberían fundamentarse priorizando los vegetales, las frutas y las legumbres. Aún así, la dieta de edad joven debería contener más proteína animal que la de los adultos, priorizando el pescado, la carne de ave y los huevos y dejando en segundo lugar la carne roja”, explica el Dr. Sánchez Franco, Jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Carlos III de Madrid y Coordinador de Nutrición de la Fundación Española del Corazón. El especialista también recomienda un mayor consumo de lácteos en edad joven que en edad adulta y critica el hecho generalizado de omitir el desayuno, una de las comidas más importantes del día, directamente implicada en la regulación del peso.


A esto hay que sumar la obvia reducción de ejercicio físico de los niños, acostumbrados a vidas sedentarias delante del televisor, el ordenador o los videojuegos. “El ejercicio recomendable es aquel continuo, rápido y duradero siendo su forma práctica prioritaria la carrera, el footing o el jogging de 20 a 30 minutos diarios” apunta Sánchez Franco. Es por esta razón que la FEC y la SEC han centrado su Semana del Corazón de Madrid, situada del 2 al 6 de junio en la Plaza de España, en exponer y educar a los madrileños sobre cómo evitar este extendido factor de riesgo cardiovascular.
A lo largo de toda la semana, se organizarán actividades como un ciclo estático de spinning, clases dirigidas de ejercicio suave, mesas redondas sobre alimentación y hábitos de vida saludables, además de clases de cocina para niños.

La Semana del Corazón ya ha visitado Toledo y, tras Madrid, se celebrará en otras cinco ciudades más durante 2010: Oviedo, Santiago de Compostela, Badajoz, Málaga y Palma de Mallorca. La Semana del Corazón de Madrid cuenta con la colaboración de GSK y Eroski como patrocinadores principales, y con el apoyo de Sanofi Aventis, Pronokal, Danone, Aquarius, Pfizer, DKV Seguros, GE Healthcare, Omron, Creta Granjas, Boomerang, Roche, Fanta, Montepinos, Peque Oliva y el Corte Inglés, entidades que comparten su preocupación por la salud cardiovascular y la promoción de pautas de vida sana.