Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
Pinterest
SoundCloud
SlideShare
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / Cerca de un 10% de los españoles mayores de 60 años padece la enfermedad de los escaparates

Aproximadamente uno de cada diez españoles mayores de 60 años sufre enfermedad arterial periférica, conocida comúnmente como la enfermedad de los escaparates. De las cerca de un millón de personas que la padecen, la gran mayoría son hombres. Esto se debe a que las mujeres están más protegidas frente a la arteriosclerosis, la causa principal de la enfermedad.

Esta patología, causada por la falta de oxigenación de los miembros inferiores, resulta un indicador de riesgo de cardiopatía isquémica. “El aumento del riesgo de padecer cardiopatía isquémica depende de la edad y de otros factores, pero puede multiplicarse por dos o por tres si se sufre enfermedad arterial periférica”, explica el Dr. Manuel Martínez Selles, presidente de la sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

La falta de conocimiento de los síntomas de la enfermedad de los escaparates es muy habitual, haciendo que en la mayoría de los casos se diagnostique cuando la enfermedad ya se encuentra en un estadio avanzado.

Síntomas de la enfermedad de los escaparates

Los enfermos que la padecen suelen percibir un síntoma denominado claudicación intermitente, caracterizado por un dolor muscular intenso localizado en las piernas, normalmente en la región de la pantorrilla o el muslo, que se desencadena al caminar o realizar ejercicio físico, y mejorando solamente al detener la actividad y pararse completamente, por ejemplo, mirando un escaparate.

Algunos pacientes, además de este dolor, sienten calambres, entumecimiento y sensación de cansancio muscular, confundiéndose habitualmente por dolor óseo asociado a la edad.

Se trata de una enfermedad que evoluciona, de manera que existen diferentes grados de claudicación, pudiendo llegar a resultar una patología discapacitante, ya que en las fases avanzadas, los síntomas aparecen incluso en reposo, pudiendo formar úlceras, gangrenas, necesidad de amputación o incluso causando la muerte.

Para definir la gravedad de la enfermedad, se debe de medir la distancia recorrida desde el momento en que se comienza a realizar la actividad hasta que aparece el dolor, obligando al paciente a detenerse. Existen cinco estadios de la enfermedad (Estadios clínicos de Fontaine):

  • I Paciente asintomático o con síntomas inespecíficos
  • II a Claudicación intermitente no incapacitante (más de 150 metros).
  • II b Claudicación intermitente incapacitante (menos de 150 metros)
  • III Dolor en reposo
  • IV Isquemia grave con lesiones tróficas (ulceración y gangrena)

“Para poder realizar un tratamiento y una prevención adecuadas, es fundamental el diagnóstico precoz. Por ello, es importante consultar a un especialista en cuanto aparezcan los síntomas. El diagnóstico se basa precisamente en el típico síntoma de dolor en la zona gemelar al caminar, que cede con el reposo, y se apoya en la exploración física, que detecta unos pulsos arteriales débiles o ausentes”, apunta el Dr. Martínez Selles.

Recomendaciones de la FEC para prevenir la enfermedad de los escaparates

  • Para evitar esta patología resulta imprescindible controlar los factores de riesgo que la provocan. La FEC sugiere: el abandono del hábito tabáquico, la realización de ejercicio físico de manera regular, y el control de los niveles de colesterol, de la diabetes y de la hipertensión arterial
  • A su vez, es fundamental el cuidado de los pies, ya que cualquier traumatismo o infección puede agravar la enfermedad
  • En algunos casos, puede estar indicado elevar el cabecero de la cama para favorecer la circulación

En caso de padecer la enfermedad, el especialista puede recomendar combatirla con antiagregantes plaquetarios (tipo ácido acetilsalicílico) o con medicamentos que permitan reducir el colesterol como las estatinas. Si fuera necesario recurrir a una terapia invasiva, existen dos opciones: la angioplastia transluminal percutánea, que consiste en introducir un catéter dentro de la arteria e inflar un balón para desobstruirla, o practicar cirugía de puente o by-pass arterial, reduciendo el flujo sanguíneo a la zona distal de la obstrucción mediante un injerto, ya sea sintético o utilizando una vena del propio paciente.