Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Actividades / Otras actividades / Xacobeo / La naturaleza del Camino

La imagen del camino Si la flecha y la concha son los corazones del Camino, la naturaleza es su arteria principal. El verde imprime los colores de la ruta gallega y se mete dentro del peregrino.

El Camino no se puede entender sin su paisaje y el paisaje, sin el Camino. Son dos elementos indisolubles que se necesitan mutuamente. Y eso lo sabe bien el peregrino que agradece las sombras de los bosques, el frescor de sus ríos y la suavidad de su pasto para descansar.

Y en Galicia, la naturaleza es variada, caprichosa, pero, sobre todo, contundente. Los árboles se hacen dueños del Camino y la hierba y los cultivos ayudan a endulzarlo. El rey de la ruta, es sin duda, el "carballo", el roble gallego; señorial y cálido. Le sigue el castaño; sobrio y elegante y el pino, estilizado y huidizo. Junto a ellos, los frutales, que acechan en cada esquina de las aldeas gallegas; manzanos, perales, higueras, naranjos o limoneros. Un festín de olores para el peregrino que no duda en aprovecharse de sus ricos frutos.

Las castañas ven pasar a los caminantes

La sombra de los pinos hace la noche

La estampa de las aldeas gallegas; manzanos y maíz

El interior de los montes de robles

Los cerezos ya sin flor

Las uvas comienzan a dar ya su fruto

Un auténtico paraíso de hierba