Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Instagram
Pinterest
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Prensa / Notas de prensa / Cómo elegir un tensiómetro

Información de SEC-FEC sobre los diferentes modelos de medición de la presión arterial existentes en el mercado

La prestigiosa revista Consumer, de Eroski, ha publicado recientemente un interesante trabajo comparativo de los distintos tipos de tensiómetros que se comercializan en la actualidad. Desde la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC) nos gustaría hacer un comentario sobre este análisis.

La hipertensión arterial es un factor de riesgo de gran importancia y elevada prevalencia, por lo que es de sumo interés su conocimiento por parte del paciente, así como su adecuado tratamiento. Actualmente, disponemos de diversos dispositivos portátiles, popularmente conocidos como tensiómetros, que están al alcance del paciente para que se pueda implicar en el manejo de su enfermedad con automedidas de la presión arterial en su domicilio (método conocido como AMPA). Para que estas mediciones tengan validez es preciso seguir una serie de sencillas recomendaciones sobre la técnica y el horario en que llevarlas a cabo. Asimismo, es imprescindible utilizar aparatos adecuados y reconocidos por organismos independientes.

En la excelente comparativa realizada por Consumer se efectúa un análisis detallado de seis tensiómetros, cuatro de muñeca y dos de brazo, y selecciona uno del primer grupo como el mejor posicionado según criterios de calidad-precio y fiabilidad.

Desde la SEC-FEC queremos insistir en que estos dispositivos de uso médico disponibles para la población general deben cumplir el requisito fundamental para el que han sido diseñados: en este caso, la medida precisa de la presión arterial. En este sentido debemos aclarar que no todos los aparatos son exactos ni están debidamente validados por organismos competentes.

Por decirlo de otro modo, aunque su relación calidad-precio fuera óptima, nadie se compraría una báscula que nos diera un peso diferente si cambiamos la posición en la que nos situemos sobre ella. Pues con los tensiómetros sucede lo mismo.

Para este tema, existen diferentes protocolos de validación independientes emitidos por tres organismos de reconocido prestigio:

Según estos protocolos, los aparatos que superan las pruebas de validación y demuestran su precisión a la hora de medir la presión arterial son los únicos que se pueden recomendar.

Es posible encontrar en Internet listados con todos los modelos que cumplen los criterios pertinentes. En este sentido, los tensiómetros de muñeca, suelen ser menos fiables y están sujetos a una serie de fallos que no se pueden evaluar correctamente con los test previamente referidos. La fuente más importante de error con los dispositivos de muñeca es la posición del brazo respecto al corazón. Sin embargo, los tensiómetros de brazo sí suelen medir la presión arterial a la misma altura que el corazón.

Aunque es cierto que existen algunos modelos de tensiómetro de muñeca que han superado los protocolos pertinentes de validación, es justo decir que su número es considerablemente inferior al de los dispositivos de brazo.

Por tanto, en relación con estos dispositivos de automedida de la presión arterial, nosotros recomendamos que se utilicen únicamente aquellos que han sido validados por organismos independientes, siendo preferibles los tensiómetros de brazo a los de muñeca.

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner