Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / El etiquetado de los alimentos contribuye a mejorar la salud del consumidor

La Fundación Española del Corazón (FEC) quiere recordar que todos los ciudadanos somos responsables de los productos que compramos. Para ello, insta a todos los consumidores a informarse concienzudamente sobre el contenido de los alimentos y llevar a cabo, así, un consumo responsable.

El Parlamento Europeo, con el apoyo de numerosos organismos entre los que destaca la FEC, ha llevado a cabo un gran esfuerzo para conseguir que los productos manufacturados contengan la máxima información posible sobre el origen del producto, la lista de ingredientes y la de nutrientes que incorporan.

Así, en julio del año pasado se aprobó el “Reglamento Europeo sobre etiquetado de alimentos”, que fue publicado en octubre, y que, entre otras directrices, destacaba:

  • El listado de productos de los que es obligatorio informar su origen se amplía. A los ya conocidos como la miel, el aceite de oliva, las frutas, las verduras, el pescado y la carne de vacuno, se le añaden el resto de carnes (cerdo, oveja, cabra y aves de corral) y los alimentos envasados
  • Todos los productos deberán contener un etiquetado en un tamaño de letra mínimo de 1,2mm. En el caso de productos inferiores a 80 cm2, la letra será de 0,9 mm, mientras que los menores de 25 cm2 no será necesaria la información nutricional, aunque sí el listado de ingredientes, mientras que los productos menores de 10 cm2 no será obligatoria ninguna de estas dos informaciones
  • Todos los productos deberán contener, además, el nombre del alimento, información sobre los alérgenos, la cantidad neta del producto y la fecha de duración mínima

La idea de este reglamento no es prohibir alimentos, sino que pretende dar el máximo de información posible al consumidor para que sea éste el que, conociendo el contenido de todos los productos, escoja los que más le convengan”, declara el Dr. Leandro Plaza, presidente de la FEC. “No es nuestra función decir lo que es bueno o malo, para eso están las agencias reguladoras, nuestro trabajo es educar para que los ciudadanos sean capaces de decidir por sí mismos”, concluye el Dr. Plaza.

Las recomendaciones que fueron presentadas pero que no recibieron aprobación final, fueron las referentes a la información sobre el contenido de grasas trans en los productos, así como tampoco la especificación de los ingredientes en las bebidas alcohólicas con un contenido superior al 1,2% de alcohol.

Consejos de la FEC para valorar los productos según la información aparecida en la etiqueta

Para el Dr. Plaza, “existen tres componentes esenciales en los que debemos fijarnos de forma especial para asegurarnos que los productos que consumimos sean cardiosaludables: las calorías, las grasas y la sal”.

Un consumo elevado de calorías puede desembocar en un padecimiento de sobrepeso, uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y que es padecido por el 37.65% de la población, mientras que el 16% sufre de obesidad.

Las grasas saturadas contribuyen, por su parte, a un aumento de los niveles de colesterol, y cuando, por exceso de presencia de esta sustancia en sangre, las células son incapaces de absorberlo todo, el sobrante se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento originando la arterosclerosis.

Finalmente, la sal favorece el desarrollo de la hipertensión, enfermedad que es padecida por 10 millones de españoles.

Si quieres saber más sobre este tema, consulta el post ¿Sabemos lo que comemos? Mira las etiquetas, publicado en el blog de la FEC.