Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Comunicación / Notas de prensa / Consumir cereales integrales reduce la mortalidad cardiovascular

cerealesintegrales

La Fundación Española del Corazón (FEC) destaca que, según recientes investigaciones, el consumo habitual de cereales integrales se asocia a una mayor longevidad, ya que su ingesta disminuye la mortalidad general y, sobre todo, la tasa de muerte cardiovascular.

Así lo ha demostrado un estudio realizado por investigadores de la Harvard School of Public Health que ha sido publicado este mes de enero en JAMA Internal Medicine. Este ha analizado la asociación existente entre una dieta regular rica en cereales integrales (trigo, avena, cebada, centeno, arroz) y el riesgo de mortalidad total y mortalidad cardiovascular.

Para ello, se han analizado los datos procedentes de dos estudios de seguimiento prospectivo a largo plazo realizados sobre una muestra de pacientes libres de enfermedad cardiovascular y de cáncer, el Nurses' Helath Study elaborado sobre 74.341 mujeres (1984-2010) y el Health Professionals Follow-Up Study realizado en 43.744 hombres (1986-2010). En ambos estudios, se preguntó a los pacientes por su frecuencia de consumo de cereales integrales mediante cuestionarios que se les iba realizando cada dos o cuatro años.

En concreto, el estudio evidencia que por cada 28 gramos de cereales integrales ingeridos se reduce un 5% el riesgo de muerte prematura y un 9% el riesgo de muerte por causa cardíaca. "Así, cuantos más cereales integrales consumamos más estaremos disminuyendo el riesgo de mortalidad cardiovascular", destaca la Dra. María Elisa Calle Purón, coordinadora del Comité Científico del Programa Alimentación y Salud de la FEC (PASFEC) y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Se trata de un estudio que aporta datos relevantes ya que, "se ha realizado sobre una cohorte de seguimiento bien controlada en la que, después de haber ajustado los datos a otras variables que podrían afectar al riesgo de muerte de la persona, como son la edad, el índice de masa corporal o el tabaquismo, se ha observado que el consumo de cereales integrales sigue asociándose a una reducción de la mortalidad global y de la mortalidad por causa cardiovascular", destaca la doctora.

El beneficio se atribuye fundamentalmente a la fibra que se encuentra en el salvado

Los cereales integrales al no haber sido sometidos a un proceso de refinamiento conservan todas las partes que conforman el grano del cereal: el salvado, la cáscara externa que protege la semilla; el germen, embrión que hay dentro de la semilla; y el endospermo, que constituye la parte más abundante del grano del cereal y la principal fuente de alimentación cuando la planta empieza a nacer del germen.

Los cereales no refinados poseen mayor número de nutrientes (vitaminas y minerales) y proporcionan una de las mayores fuentes de fibra que tenemos, esta es la razón por la cual son tan saludables, ya que la fibra ayuda a ralentizar la digestión y previene los aumentos peligrosos de los niveles de azúcar en sangre.

"Los cereales integrales, al tener tanta fibra, relentecen y disminuyen la absorción tanto de colesterol como del azúcar. De esta forma, contribuyen a disminuir el riesgo de diabetes en la edad adulta y también ayudan a disminuir los niveles de colesterol total", explica la Dra. María Elisa Calle.

Desde la FEC se recomienda seguir las indicaciones de las guías de dietética y nutrición y consumir diariamente al menos cuatro raciones (200 gr.) de cereales al día y que al menos una ración (50gr.) sea de cereales integrales, "lo que viene a ser una rebanada de pan de molde, media barrita de pan u ocho galletas; eso sí, integrales", concluye la experta.

Sobre el Programa Alimentación y Salud de la FEC (PASFEC)

Para facilitar al consumidor la elección de productos que no perjudiquen su salud cardiovascular, así como para incentivar a la industria alimentaria a que desarrolle productos más beneficiosos para la salud, la FEC ha puesto en marcha el Programa Alimentación y Salud (PASFEC), reconociendo de manera clara y sencilla aquellos productos que han superado el análisis del comité de expertos de la Fundación, mediante la utilización de su sello en aquellos productos que cumplen los requisitos establecidos.