Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Ejercicio / Deportes / Baloncesto para el paciente cardiovascular

El baloncesto es un deporte clasificado dentro de los ejercicios dinámicos de media-alta intensidad – con un gasto energético equivalente a 7 METs (unidades de energía)-. Esta descripción evidencia que la actividad del sistema cardiovascular durante este deporte es realmente exigente. Si pensamos en el ejercicio que se realiza durante un partido de baloncesto, hay movimientos cortos y rápidos en la defensa y en la entrada a canasta; hay ejercicios de velocidad para contraatacar o para volver a defender; hay saltos y además hay contacto con los jugadores del otro equipo. Todos estos factores unidos, nos dan una idea de la elevada demanda de energía que requiere este deporte. Sin embargo, hay modos y modos de practicar el baloncesto.

El médico debe valorar la situación individual del deportista antes de recomendar su práctica. Toma en cuenta lo siguiente:

  • Los partidos en toda la pista o incluso aquellos que se juegan en una sola canasta pero en modelos de 3 contra 3 jugadores, ya son suficientemente intensos, y sólo se podría permitir a pacientes con un nivel de acondicionamiento físico muy elevado (superior a 9-10 METs), y que no padezcan patologías en las que el componente isométrico del ejercicio suponga un mayor riesgo (estenosis aórtica, etc.).
  • El baloncesto, entendido como deporte competitivo, no está indicado en los pacientes cardiópatas dadas sus elevadas exigencias energéticas y el contacto entre jugadores que aumenta la tensión emocional.
  • Es recomendable la práctica del tiro a canasta individualmente, ya que es un ejercicio suave con capacidad de acondicionar la musculatura de hombros, brazos, espalda y piernas.

Prepárate antes de jugar

  • Comienza siempre con un periodo de calentamiento, aunque tu actividad no vaya a ser muy intensa. El calentamiento no sólo previene lesiones, sino que ayuda a disfrutar más del deporte.
  • Aprovecha la oportunidad para realizar ejercicios que fortalezcan la musculatura de sus hombros y brazos para mejorar su tiro a canasta, y la musculatura de piernas y muslos para mejorar su técnica de lanzamiento.

Pauta de entrenamiento

Como la mayoría de los deportes debe hacerse de forma progresiva y escuchando las señales del cuerpo. Evitar llegar al agotamiento y disfrutarlo es lo importante.

Consejos

  • Elije un calzado que proteja adecuadamente tus tobillos.
  • Es especialmente importante que las prendas deportivas sea muy transpirable, para permitir que el sudor se evapore y mantengamos una temperatura corporal adecuada, sin perder mucho líquido.
  • Bebe líquidos antes, durante y después del juego, evita la deshidratación y los calambres, mejora el rendimiento y la recuperación.
  • Aprovecha los descansos del partido para recuperar fuerzas.
  • Recomendamos formas de juego que eviten las fases de mayor intensidad y permitan disfrutar de este deporte. Por ejemplo, en el caso de las partidas de baloncesto entre amigos (no profesionales), en las que juegan en una sola canasta, la intensidad es menor, ya que sólo se producen movimientos rápidos, pero no muy consecutivos, y no hay que desplazarse de una canasta a otra.
  • Su práctica debe ser de manera progresiva para evitar las sobrecargas musculares.

Baloncesto y factores de riesgo

  • Incrementa en gasto calórico y combate el sobrepeso.
  • Durante su práctica se producen alteraciones en la frecuencia cardiaca y la tensión arterial.
  • El tabaco puede afectar de manera negativa a quienes practiquen este deporte debido al esfuerzo que se realiza durante su práctica.

Baloncesto y muerte súbita

Quizás uno de los aspectos que más relacionan el baloncesto y el sistema cardiovascular sea los tristes episodios que se han producido de muerte súbita en este deporte. Prácticamente la totalidad de muertes súbitas en el baloncesto son de causa cardiovascular. De entre todas las patologías destacan la micocardiopatía hipertrófica y, sobre todo, el Síndrome de Marfan.

El Síndrome de Marfan es una patología congénita, en la que los pacientes presentan unas características morfológicas muy peculiares: estos pacientes son altos, de extremidades largas, destacando su gran laxitud articular, que les confiere una flexibilidad muy llamativa. Y es por su elevada estatura, por lo que estos sujetos suelen ser elegidos para practicar el baloncesto. Otra característica peculiar de estos pacientes es la presencia de luxaciones del cristalino.

En el Síndrome de Marfan el tejido conectivo tiene unas peculiaridades que lo hacen ser más laxo y esta característica, además de hacer que sus articulaciones sean más elásticas, a nivel del sistema cardiovascular también les hace más susceptibles de sufrir lesiones a nivel arterial, y especialmente en aquellos puntos en donde se tienen que soportar mayores presiones. Por esta razón, la arteria con más riesgo de sufrir lesiones es la aorta, que recibe directamente toda la presión de la sangre tras la contracción del ventrículo izquierdo, y que, en los casos en que sus paredes sean menos resistentes, estará más expuesta a roturas que pudieran provocar un desenlace fatal.

Por esta razón, el examen médico de los jugadores de baloncesto es especialmente importante y debe incluir pruebas, como la radiografía de tórax o la ecocardiografía, que descarten este tipo de enfermedades o las diagnostiquen precozmente.

 


 

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner