Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Instagram
Pinterest
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Pacientes / Enfermedades / Valvulopatías / Valvulopatías aórtica

¿Qué es una valvulopatía aórtica?

Es una enfermedad de la válvula que conecta la aorta con el ventrículo izquierdo. Hay dos tipos diferentes:

  • Estenosis aórtica: obstrucción (estrechez) al flujo de salida de la sangre desde el ventrículo izquierdo hacia la arteria aorta por anomalía de la válvula aórtica, cuanto más estrechez haya, más grave será la valvulopatía.
  • Insuficiencia aórtica: la válvula no cierra bien y hay un flujo anormal de sangre en diástole desde la aorta hacia el ventrículo izquierdo por mal funcionamiento de la válvula aórtica. Según la cantidad de sangre que vuelve hacia el ventrículo izquierdo, así será de severa la insuficiencia aórtica.

Estenosis aórtica

Causas

Las causas de la estenosis aórtica son:

  • Afectación reumática (de la fiebre reumática)
  • Afectación degenerativa (envejecimiento)
  • Malformación congénita de la válvula

Síntomas

Cuando la estenosis es muy severa pueden aparecer los síntomas típicos de la estenosis aórtica: disnea, síncope (pérdida de conciencia), dolor torácico y, en alguno casos, muerte repentina (poco frecuente).

Diagnóstico

La sospecha llega a través de la cuadro clínico y la auscultación de un inequívoco soplo cardiaco. Pero el diagnóstico definitivo de las causas, morfología de la válvula y gravedad de la estenosis aórtica se hace a través de ecocardiograma.

Pronóstico

Esta enfermedad se aguanta durante muchos años sin producir síntomas. Sin embargo, cuando los síntomas empiezan a aparecer el pronóstico a medio plazo es grave si no se realiza tratamiento quirúrgico.

Tratamiento

El tratamiento médico en general no es eficaz, y si la estrechez es severa hay que optar siempre por la cirugía de recambio valvular. Actualmente se están desarrollando técnicas de reparación de la válvula mediante cateterismo cardiaco a través de la ingle, aunque esta posibilidad aún se reserva a pacientes con un elevado riesgo quirúrgico porque sigue habiendo dudas sobre su efectividad a largo plazo. Si la severidad de la alteración es ligera o moderada hay que hacer un seguimiento semestral, anual o bianual o quincenal, según cada paciente.

Insuficiencia aórtica

Flujo patológico de sangre en diástole (cuando el corazón se relaja después de contraerse) desde la aorta hacia el ventrículo izquierdo por mal funcionamiento de la válvula aórtica. Según la cantidad de sangre que vuelve hacia el ventrículo izquierdo, así será de severa la insuficiencia aórtica.

Causas

Existen varias causas que pueden provocar el fallo en la válvula aórtica:

  • Afectación reumática.
  • Afectación degenerativa.
  • Endocarditis.
  • Traumatismos.

Síntomas

En la insuficiencia aórtica existe una sobrecarga de volumen de sangre en el ventrículo izquierdo que lo acaba dilatando. En fases avanzadas, el músculo cardiaco se debilita y puede dejar de funcionar adecuadamente. Los síntomas de esta enfermedad son disnea y dolor torácico.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace por la historia clínica que presenta el paciente, la auscultación típica de un soplo diastólico y, sobre todo, con el ecocardiograma que estudia la morfología de la válvula aórtica y la severidad de la insuficiencia aórtica.

Pronóstico

Al igual que en la estenosis aórtica, esta enfermedad se aguanta durante muchos años sin producir síntomas. Sin embargo, cuando los síntomas empiezan a aparecer el pronóstico a medio plazo es grave si no se realiza tratamiento quirúrgico. Suele constituir una emergencia cuando la insuficiencia es producida por una rotura de la válvula, ya que el corazón no esta entrenado para soportar la sobrecarga de trabajo que le ocasiona. Por el contrario, cuando el deterioro es progresivo, se tolera mejor.

Tratamiento

El tratamiento de la insuficiencia aórtica severa se realiza mediante cirugía cardiaca con sustitución valvular aórtica. Para ello, es necesario que no se haya producido dilatación importante ni que la contracción del corazón esté muy dañada (disfunción severa del ventrículo izquierdo), ya que entonces aumentaría la mortalidad quirúrgica.

 

Contenido revisado por:

Dr. Lorenzo Fácila Rubio

Facultativo Especialista de Cardiología en el Consorcio Hospitalario General de Valencia (2011- ). Doctor en Medicina por la Universidad de Valencia (2007). Vocal de la Sección de Hipertensión de la Sociedad Española de Cardiología. Formación en Cardiología en el Hospital Clínico Universitario de Valencia (1999-2004). Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia (1992-98, Premio Extraordinario).

Última revisión: julio de 2012